Pezones doloridos

Durante los primeros días de lactancia, el dolor o sensibilidad en los pezones es uno de los problemas más habituales señalados por las madres. Un dolor en los pezones que dure más allá de este periodo no se debe considerar como algo normal y requerirá una mayor atención. Si no se tratan, los pezones doloridos pueden derivar en otros problemas mamarios, como congestión, mastitis o interrupción precoz de la lactancia. Los pezones doloridos o irritados se pueden dar con o sin infección.

Algunas de las causas de irritación en los pezones son las siguientes:

  • el bebé no está bien colocado o enganchado al pecho;
  • el vacío del bebé es alto;
  • no se consigue detener la succión antes de retirar al bebé del pecho;
  • variables ambientales;
  • sensibilidad de la piel.

Signos de pezones doloridos

Uno de los síntomas de irritación en los pezones es el dolor temporal como consecuencia de una lesión causada por la succión (vacío) durante los primeros días tras dar a luz. Sin embargo, si el dolor en los pezones dura más tiempo, puede haber signos de fisuras, abrasión en la piel, pezones agrietados, formación de costras o aparición de manchas pálidas u oscuras en el pezón. También puede observarse inflamación en el pezón o la areola. En dicho caso, se experimenta dolor —especialmente durante el agarre del bebé—, enrojecimiento, edemas y temperaturas más elevadas de lo normal.

Si hay una infección bacteriana, también es posible que se observe una secreción amarillenta y enrojecimiento en el pezón.

Evaluación del dolor en los pezones

Se recomienda pedir consejo a un profesional de la lactancia. Asimismo, se recomienda llevar un registro de las pautas de lactancia, explorar los pechos y los pezones de la madre, así como la boca del bebé, y presenciar una toma.

Gestión

Además de consultar con un profesional de la lactancia, pueden aplicarse algunas de estas estrategias basadas en pruebas, en función del problema:

  • Ayudar con la colocación y la sujeción del bebé; probar diferentes posiciones de lactancia para ayudar a reducir el dolor.
  • Dar de mamar primero con el pecho sano (excepto en caso de obstrucción o mastitis).
  • Lavarse las manos antes de tocarse el pecho para reducir al mínimo las bacterias y, si se usan discos absorbentes, cambiarlos después de cada toma.
  • Colocar suavemente un dedo limpio entre el bebé y el pezón para detener la succión y desengancharlo del pecho, no tirar del bebé bruscamente.
  • Evitar el uso de aplicaciones tópicas, no son necesarias si la piel está intacta.
  • Si los pezones presentan heridas o están agrietados:
    • lavarlos con mayor frecuencia;
    • usar una compresa humedecida con agua caliente antes de dar el pecho para ablandar/empapar la costra;
    • según los principios de curación en húmedo de heridas, aplicar lanolina purificada, que puede ayudar a curar los pezones. No es necesario retirarla antes de dar el pecho. Si produce irritación o molestias, dejar de usarla.
  • Si se usa un extractor de leche, comprobar que los embudos estén colocados correctamente y que sean del tamaño adecuado.
  • Evitar llevar ropa demasiado ajustada, como sujetadores con aro, para minimizar la presión en la zona del pecho.
  • Aplicar frío en el pecho y los pezones con compresas frías después de amamantar para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Tomar calmantes: se considera que tomar antiinflamatorios como ibuprofeno durante la lactancia no entraña ningún riesgo y puede ayudar a aliviar el dolor antes de dar el pecho.
  • Extraer leche temporalmente durante 24 horas si dar el pecho resulta demasiado doloroso, y reintroducir gradualmente el pecho a medida que disminuya el dolor.
  • Usar pezoneras como método de reducción del dolor.
  • Si la sensibilidad en los pezones no desaparece o si estos tardan mucho en curarse, puede ser necesario tomar una muestra para cultivo con el fin de comprobar si hay infección.
  • Si los pezones están infectados, deben tomarse medidas higiénicas adicionales. Por ejemplo, lavar cuidadosamente los pezones con agua y jabón con pH neutro o una solución salina esterilizada.
Resúmenes de estudios
Nipple pain during breastfeeding with or without visible trauma (en inglés)

Nipple pain is a major cause of early weaning. The causes of nipple pain are diverse, and most treatments involve experience-based assessment. There is little ...

McClellan HL, Hepworth AR, Garbin CP, Rowan MK, Deacon J, Hartmann PE, Geddes DT (2012)

J Hum Lact. 28(4):511-21
Breastfeeding frequency, milk volume, and duration in mother-infant dyads with persistent nipple pain (en inglés)

Nipple pain and insufficient milk supply are major causes of early weaning. We have found that persistent nipple pain was associated with strong infant sucking ...

McClellan HL, Hepworth AR, Kent JC, Garbin CP, Williams TM, Hartmann PE, Geddes DT (2012)

Breastfeed Med. 7:275-81
Bibliografía

Amir, L.H. ABM Clinical Protocol #4: Mastitis, Revised March 2014. Breastfeed Med 9, 239-243 (2014).

Jacobs, A. et al. S3-Guidelines for the Treatment of Inflammatory Breast Disease during the Lactation Period: AWMF Guidelines, Registry No. 015/071 (short version) AWMF Leitlinien-Register Nr. 015/071 (Kurzfassung). Geburtshilfe Frauenheilkd. 73, 1202-1208 (2013).

American Academy of Pediatrics and The American College of Obstetricians and Gynecologists. Breastfeeding handbook for physicians 2006).

Lawrence, R.A. & Lawrence, R.M. Breastfeeding: a guide for the medical profession (Elsevier Mosby, Maryland Heights, MO, 2011).

McClellan, H.L. et al. Infants of mothers with persistent nipple pain exert strong sucking vacuums. Paediatica 97, 1205-1209 (2008).

McClellan, H.L. et al. Breastfeeding frequency, milk volume, and duration in mother-infant dyads with persistent nipple pain. Breastfeed Med 7, 275-281 (2012).

McClellan, H.L. et al. Nipple pain during breastfeeding with or without visible trauma. J Hum Lact 28, 511-521 (2012).

Hale, T.W.,& Rowe H.E. Medications and mothers' Milk 2014 (Hale Publishing, Plano, 2014).