¿Qué es la lactancia normal?

Muchas madres primerizas están interesadas en saber si el desarrollo de sus bebés y su propio rendimiento de lactancia son normales. Pero la verdad acerca de la lactancia es que cada bebé, y cada madre, es diferente.
Eficiencia

Base científica

Las últimas investigaciones de la doctora Jacqueline Kent, de la Universidad de Australia Occidental y toda una referencia en lactancia, definen los límites de lo que se considera una lactancia normal. Sus hallazgos confirman que en esta cuestión no hay una norma definida. Tu producción de leche tarda unas semanas en estabilizarse, de modo que no debes preocuparte si ves que parece baja en las primeras semanas.

Sigue leyendo y quédate tranquila: en lugar de cuestionarte si tu lactancia es mejor o peor que la media, echa un vistazo a estos interesantes datos sobre la lactancia y descubre qué es «normal».

Descárgate la práctica infografía «¿Qué entra dentro de lo normal en relación con la lactancia materna?» (PDF, 96 kilobytes).

Productos útiles

Los conceptos de «demasiado a menudo» o «demasiado tiempo» no existen

A muchas madres primerizas les asombra el apetito voraz de su bebé. Según la doctora Kent, no es raro que los bebés se alimenten con una frecuencia y una duración sorprendentes. De acuerdo con su estudio, los bebés toman el pecho entre 4 y 13 veces al día, y cada toma dura entre 12 y 67 minutos.

Por eso, da igual si el tuyo se agarra al pecho a menudo para mamar breve e intensamente o si prefiere menos tomas más largas: tanto los extremos como todos los casos intermedios son «normales», siempre que el bebé vaya creciendo y ganando peso como debe.

Eficiencia

Los bebés se alimentan de manera muy eficiente

A veces puedes pensar que tu bebé no consume mucha leche, pero su boquita es más eficiente de lo que parece. Tomará toda la leche que necesite mientras esté disponible. Es importante recordar que la producción de leche de la madre se ajusta a las necesidades del bebé y no al contrario. Por otra parte, en las primeras semanas, los bebés no necesitan mucha leche para llenarse el estómago, que es bastante pequeño.

La cantidad normal de leche que se suele consumir en cada toma es de entre 54 y 234 ml. Tu pecho nunca quedará totalmente vacío con una sola toma, así que no debes preocuparte por que a tu bebé le falte leche. De hecho, si decides extraer algo de leche después de darle el pecho, que no te sorprenda si todavía puedes sacar un poco más.

Las necesidades del bebé determinan tu producción de leche, que tarda un tiempo en ajustarse y aumentar para que puedas extraer más de la que necesita tomar el bebé. Si mama continuamente y con un apetito voraz, y sientes que nunca puedes levantarte de la mecedora ni hacer nada más, anímate: a medida que crece el lactante, las tomas tienden a ser más breves y menos frecuentes; pese a ello, el bebé sigue obteniendo la misma cantidad de leche.

No lo obligues a tomar ambos pechos

Muchas madres se preguntan si el bebé debería tomar tanto un pecho como el otro. La realidad es que muchos bebés prefieren uno de ellos. De acuerdo con la doctora Kent, el 30 % de los bebés siempre mama de un solo pecho en cada toma, el 13 % siempre mama de ambos y al 57 % le gusta ir variando. Déjate guiar por tu bebé y no sientas que tienes que obligar al bebé a mamar de ambos pechos.

Debido a esta preferencia, probablemente notes que un pecho tiende a producir más leche que el otro. A fin de cuentas, para las madres lactantes, «la cocina nunca cierra». En las investigaciones se observa que el 64 % de los bebés necesitan que les den el pecho día y noche, y solo el 36 % de los lactantes no toman el pecho ni una vez entre las 22:00 y las 4:00 h.

¿Qué es lo normal?

Los niños y otros factores

Uno de los misteriosos datos sobre la lactancia que se han identificado en el estudio de la doctora Kent es que los niños beben cada día unos 76 ml más de leche materna que las niñas. Aun así, el intervalo que se considera normal en ambos casos sigue siendo bastante amplio: entre 478 y 1356 ml diarios.

Otros factores importantes que afectan a la cantidad de leche que necesita el bebé son su edad, su metabolismo y sus genes. No esperes que tu bebé necesite la misma leche que el hijo de dos deportistas olímpicos, pero tampoco lo descartes.

El intervalo normal

Esperamos que te tranquilice saber que, sea cual sea la manera de tomar el pecho que prefiera tu bebé, siempre estará dentro del intervalo normal si está sano y se desarrolla de acuerdo con las pautas de crecimiento recomendadas.

Si un bebé parece sano, está atento, tiene buen tono muscular y buena elasticidad de la piel, y moja entre seis y ocho pañales diarios como mínimo, todos estos factores son buenos indicadores de que está alimentándose correctamente. No obstante, si sigues sin tenerlo claro o tu intuición te dice que algo no va bien, es mejor que hables con un profesional sanitario.

Para la mayoría de las madres y los bebés con buena salud, la lactancia puede dar lugar a multitud de experiencias, dificultades, momentos de cariño y vínculos cotidianos, pero en el fondo todo es «normal» y natural.

 

Productos útiles
Productos útiles
Más información
Más información

Composición de la leche materna

Leer más

Suministro de leche materna: producción de leche excesiva o insuficiente

Leer más