Vuelta a casa con el bebé: qué puedes esperar

Al regresar a casa con su bebé recién nacido, muchos padres primerizos se preguntan: «¿y qué hacemos ahora?» Estos primeros días y semanas en casa estarán repletos de nuevas experiencias y también pueden ser un poco abrumadores.
Gestión del tiempo

Organizar tu tiempo al volver a casa

Hay que empezar por el principio: primero atiende cualquier necesidad inmediata, tuya o del bebé, y después date un respiro y relájate. Necesitas tiempo para acostumbrarte a tu nuevo rol de madre y a aprender lo que significa la maternidad. Pide a tu pareja, a tu familia y a los amigos cercanos que colaboren con las tareas domésticas, como cocinar, limpiar, hacer recados y cuidar de tus otros niños.

Puede resultar difícil organizar el tiempo una vez que estés en casa con el bebé. Permanecer conectada por móvil, correo electrónico y redes sociales puede ser una buena manera de compartir la información y las fotos del nacimiento. También debes decirle a la gente cuándo estás lista para recibir visitas y llamadas, y cuándo no. Tienes todo el derecho del mundo a desconectar, echarte una siesta y disfrutar de los primeros días de tu pequeño en el mundo.

Los bebés suelen estar algo adormilados en sus primeros dos o tres días, pero a partir de entonces, suelen empezar a estar más atentos, activos y charlatanes. Entonces, tu bebé empezará a decirte cuándo tiene hambre y puede que no coincida con el horario que te esperabas.

Dale el pecho a tu bebé cuando presente señales de tener hambre, como buscar tu pecho, mover la boca o realizar movimientos de succión. Mantente atenta a las señales que indican que el bebé está tomando suficiente leche: por ejemplo, seis o más pañales mojados, tres o más pañales manchados y entre 8 y 12 tomas cada 24 horas. No te olvides tampoco de concertar una cita con tu pediatra para que compruebe el peso del bebé a los pocos días del alta. El bebé debe ganar unos 20 gramos al día, es decir, 140 gramos o más por semana.

Durante los primeros días en casa, recurrirás a toda la información y los consejos que habrás leído o te habrán contado, y crearás poco a poco un estilo de crianza que funcione para ti y tu familia. Cada día será diferente. Disfruta de tu bebé y celebra tu crecimiento como madre.

Cómo puede ayudar el padre

Cómo puede ayudar el padre

En estos primeros días, la función de tu pareja es distinta de la tuya, pero también es muy especial y única. Lo mejor que puede hacer tu pareja es contribuir a que tu hogar sea una especie de cobijo: un lugar cómodo y tranquilo donde puedas darle el pecho a tu bebé sin interrupciones. Puede que tenga que encargarse de responder a las llamadas de teléfono o a quienes llamen a la puerta para que puedas relajarte y centrarte en conocer a tu bebé.

Aunque seas tú quien esté muy involucrada en la atención y la alimentación del recién nacido en los primeros días, hay muchas maneras en las que tu pareja puede establecer también un vínculo con el bebé: calmándolo mientras lo sujeta contra su pecho piel con piel, divirtiéndose a la hora del baño o simplemente sentándose contigo para disfrutar de esos momentos especiales a los que da lugar la lactancia. Tu pareja también puede ayudar cambiando pañales, pasando tiempo con vuestros otros hijos y colaborando en las tareas domésticas. Más adelante, puede dar al bebé la leche materna extraída cuando la lactancia esté bien establecida (normalmente, al cabo de tres o cuatro semanas).

Cada bebé es distinto y tardaréis un tiempo en acostumbraros a vuestra nueva vida juntos. Si tienes alguna duda, pregunta a tu profesional sanitario o a tu consultora de lactancia.

 

Productos útiles
Productos útiles
Más información
Más información

Cómo buscar una consultora de lactancia

Leer más

Dar el pecho mientras tú o tu bebé estáis enfermos

Leer más