Protectores de pezones

Si tienes los pezones agrietados o doloridos, los protectores de pezones de Medela los protegerán y permitirán que la piel se recupere al evitar el rozamiento con la ropa.

Características

  • El reverso de silicona suave ofrece un ajuste preciso y cómodo sobre la piel sensible
  • Los orificios de ventilación permiten que la piel transpire y favorecen la curación
  • Se ajustan de manera flexible a la forma del pecho
  • Pueden usarse entre tomas durante todo el día
  • No se notan debajo de la ropa
A new mum tenderly kisses her baby, looking happy and untroubled by breastfeeding pain.

¿Cómo pueden ayudar los protectores de pezones a los pezones agrietados o doloridos?

Dar el pecho es un momento especial, pero no siempre resulta sencillo. Tal vez tengas los pezones doloridos, o incluso agrietados, especialmente durante los primeros días, cuando tú y tu bebé estáis aprendiendo. Después de todo, tus pezones sensibles aún no se han acostumbrado a la presión y succión de tu bebé durante sus tomas regulares. Estas molestias deberían disminuir gradualmente. Si no es así, solicita la ayuda de un especialista o consultora de lactancia. Mientras tanto, el uso de los protectores de pezones entre tomas puede ayudar a evitar el roce de la ropa contra los pezones sensibles, además de favorecer su curación.

Cómo solucionar los diferentes tipos de problemas que se pueden presentar en los pezones

Aunque los pezones sensibles o doloridos suelen ser habituales en las madres primerizas, en ocasiones, las molestias se pueden deber a la posición que adoptas cuando das el pecho o a un enganche deficiente del bebé, por lo que es recomendable recibir la ayuda de un especialista o consultora de lactancia en estas circunstancias. Si tus pezones sangran, sufres un dolor importante al dar el pecho o tienes síntomas de una infección en el pecho, como en el caso de la mastitis, es importante que acudas a tu profesional sanitario.

¿Cómo funcionan los protectores de pezones?

Los protectores de pezones se colocan en el interior del sujetador para evitar el rozamiento del tejido contra los pezones sensibles o doloridos, permitiendo así que tu piel se recupere y favoreciendo la curación de los pezones. Es recomendable utilizar un sujetador de lactancia con los protectores de pezones, ya que suele tener más espacio que un sujetador normal, lo que facilita la colocación de los protectores de pezones en su interior. Por otra parte, no tienes que preocuparte de si los protectores de pezones de Medela se verán a través de la ropa, ya que su forma discreta garantiza un aspecto natural. Puedes llevar puestos los protectores de pezones de forma continua entre tomas, pero evita usarlos en la cama por la noche, ya que esto puede agravar el problema de los pezones doloridos.

Cómo utilizar los protectores de pezones de Medela

Los protectores de pezones de Medela tienen dos partes: una membrana de silicona flexible y suave que da una sensación de comodidad sobre la piel sensible, y una copa exterior con orificios de ventilación que permite la transpiración de la piel. Estas dos piezas encajan entre sí fácilmente:

  1. Coloca la membrana sobre la copa exterior y asegúrate de que queda fijada a su alrededor.
  2. Coloca el protector de pezón montado en el interior del sujetador, con la abertura de la membrana centrada sobre el pezón. Los orificios deben quedar orientados hacia arriba.

Puede que los protectores de pezones recojan algo de leche materna durante su uso. No debes alimentar a tu bebé con esa leche. Deséchala cuando limpies los protectores (véase más abajo).

Limpieza de los protectores de pezones

Del mismo modo que sucede con el resto de accesorios de lactancia, la higiene es importante. Antes de utilizar los protectores de pezones por primera vez, y una vez al día con posterioridad, desinféctalos siguiendo estos pasos sencillos y rápidos:

  • Coloca las piezas separadas de los protectores de pezones en un cazo pequeño con agua fría. La opción más recomendable es utilizar agua destilada, pero si usas agua del grifo, puedes añadir una cucharadita de ácido cítrico para evitar la formación de depósitos de cal.
  • Hierve el agua durante cinco minutos.
  • Retira el agua con cuidado y deja que las piezas de los protectores de pezones se sequen sobre un paño limpio.
  • También puedes utilizar una bolsa para microondas Quick Clean™ de Medela.

También debes limpiar los protectores de pezones después de cada uso. Separa las piezas y lávalas con un detergente suave. A continuación, enjuágalas bien con agua fría y déjalas secar sobre un paño limpio.

Leer más