Bolsas para leche materna

Las bolsas de almacenamiento de leche materna de Medela son fáciles de usar e higiénicas, y son la manera más práctica de almacenar, transportar y calentar la leche materna extraída.

Características

  • Sistema de protección con autocierre doble para evitar fugas y doble pared
  • Sus costuras termoselladas previenen posibles desgarros, roturas o fisuras
  • Las bolsas se pueden apoyar en vertical para una manipulación sencilla y en horizontal para un almacenamiento plano
  • Funda de transporte incluida para mantener las bolsas de leche materna organizadas y limpias
  • Sin BPA (bisfenol A)  
A mum playing with her baby, after she stores her breast milk with a Medela breast milk storage bag

Los beneficios de alimentar a tu bebé con leche materna extraída

Cuando das el pecho y extraes leche para tu bebé, habrá ocasiones en las que necesites almacenarla para usarla posteriormente; por ejemplo, si das el pecho y trabajas a tiempo completo, si sales una noche, o, simplemente, si quieres tener una reserva de leche materna extraída para que otro cuidador pueda alimentar a tu bebé mientras descansas. Además, si tienes un suministro excesivo de leche materna, es recomendable que la guardes de forma segura en lugar de desperdiciarla: la leche materna conserva la mayoría de sus propiedades beneficiosas para la salud, por lo que es mejor para tu bebé que la leche de fórmula.

Cómo almacenar la leche materna: una solución práctica e higiénica

Si extraes tu leche directamente en biberones, transferirla a las bolsas de almacenamiento de leche materna de Medela para su almacenamiento y transporte tiene sentido. Estas bolsas permanecen en posición vertical para un manejo sencillo, aunque también se pueden tumbar una vez selladas para su almacenamiento en el frigorífico. Y, además, se pueden congelar. Las bolsas de almacenamiento de leche también facilitan tu vida después, cuando quieres descongelar y calentar tu leche materna congelada para alimentar a tu bebé.

Tranquilidad mientras te desplazas

Las bolsas para leche materna de Medela incluyen una práctica funda de transporte que las mantiene juntas y organizadas, sin necesidad de ocupar mucho espacio. La funda también tiene impresas unas instrucciones claras y con ilustraciones, para que te sientas confiada a la hora de utilizar las bolsas cuando estés fuera de casa. Tampoco te tienes que preocupar por posibles fugas, ya que cada bolsa de leche materna cuenta con una protección con autocierre doble y doble pared, y las uniones están termoselladas para evitar desgarros, roturas o fisuras. Aunque la leche materna extraída se puede mantener a temperatura ambiente de forma segura durante un máximo de cuatro horas,1 si tienes que transportarla durante periodos de tiempo más largos, necesitarás poner las bolsas de almacenamiento de leche en una nevera portátil con paquetes de hielo. Para obtener más información, lee nuestro artículo sobre viajes y extracción.

Higiene durante el uso de las bolsas para leche materna

Una higiene adecuada es fundamental para garantizar que tu bebé pueda tomar de forma segura la leche materna extraída. Lávate bien las manos con agua potable y jabón. A continuación, sécalas con una toalla limpia o con una toallita de papel de un solo uso antes de tocar la bolsa de almacenamiento de leche. Intenta no tocar el interior de la bolsa. Debido a cuestiones de higiene, las bolsas de almacenamiento de leche materna de Medela solo se deben utilizar una vez. No vuelvas a utilizar la misma bolsa, ya que esto podría provocar contaminación cruzada. La buena noticia es que, como están disponibles en paquetes de 25 o 50 unidades, tendrás suficientes para no tener que preocuparte.

Congelación de la leche materna extraída

Las bolsas de almacenamiento de leche materna son ideales para congelar la leche materna extraída, ya que son aptas para congelador, están listas para su uso y son fáciles de etiquetar. Solo tienes que rellenar el panel situado en la parte delantera de la bolsa para mantener un seguimiento de las fechas. Recuerda que, como sucede con todos los líquidos, la leche materna se expande cuando se congela, por lo que no debes llenar las bolsas para leche materna más allá de la marca de 180 ml, que aparece claramente indicada. Gracias a su forma plana, las bolsas se pueden colocar fácilmente en el congelador. Y también ofrecen una rápida descongelación.

Descongelación de la leche materna congelada

Para evitar que se pierdan todas las vitaminas, minerales y otros ingredientes importantes de tu leche materna, descongela siempre la bolsa de almacenamiento de leche materna congelada en el interior del frigorífico. Este proceso durará unas ocho horas, así que asegúrate de tener en cuenta este tiempo a la hora de planificar las tomas. No intentes acelerar este proceso calentando una bolsa en el microondas o poniéndola a hervir en un cazo con agua, ya que estos métodos pueden provocar la aparición de «puntos calientes» en la leche, con el consiguiente riesgo de quemaduras.

Cómo calentar la leche materna

Lo más probable es que tu bebé prefiera tomar la leche extraída si está a la temperatura corporal, ya que se parecerá más a la leche que sale directamente del pecho. Resulta sencillo calentar la leche en una bolsa de almacenamiento de leche materna de Medela: colócala en un recipiente con agua tibia o en un calientabiberones, o ponla debajo de un grifo con agua templada (a un máximo de 37 °C, que es la temperatura corporal).

Leer más
Bibliografía