Seis sencillos pasos para conseguir un buen agarre para dar el pecho

Para obtener suficiente leche mientras toma el pecho, tu bebé necesita un buen agarre, aunque no siempre es fácil conseguirlo. Te ofrecemos los consejos de expertos para ayudarle a conseguir un agarre correcto y cómodo.

Good breastfeeding latch
Medela expert Sioned Hilton
Sioned Hilton, health visitor, neonatal nurse and lactation consultant:
Sioned, madre de tres hijos, ha ayudado a familias con bebés y niños pequeños durante más de 30 años. Además de trabajar con madres que dan el pecho y que extraen leche, tanto en hospitales como en la comunidad, también colabora en revistas y conferencias para padres, y da cursos para profesionales sanitarios.

Dar el pecho puede ser el modo más natural de alimentar a tu bebé, pero puede requerir tiempo y práctica para que los dos os acostumbréis. Entender cómo debe ser un buen agarre para dar el pecho (también conocido como acoplamiento de lactancia) puede ser de gran ayuda para establecer la alimentación.

Es una buena idea recibir toda la ayuda posible durante los primeros días y semanas después del nacimiento. Pide que comprueben el agarre de tu recién nacido, preferiblemente a un profesional sanitario con formación en lactancia, o a un especialista o consultora de lactancia. Hacer las cosas bien al principio te ayudará a evitar problemas futuros.

Además de ser frustrante y molesto para tu bebé, un agarre deficiente puede provocarte pezones doloridos. También puede hacer que el bebé no vacíe tu pecho de forma eficaz, lo que puede suponer una ganancia de peso reducida, un menor suministro de leche y un mayor riesgo de sufrir obstrucciones en los conductos galactóforos y mastitis.

Un experto también comprobará si tu bebé tiene anquiloglosia o cualquier otro problema que pueda dificultar aún más el proceso de agarre.

Sophie, un hijo, Reino Unido, cuenta lo siguiente: «Mi consejo principal es que solicites a un experto en lactancia que compruebe el agarre de tu bebé antes de salir del hospital. Hasta pasados cinco días, no supe que mi bebé no se estaba agarrando bien. Solo succionaba en el extremo de mis pezones, por lo que no conseguía suficiente leche y me provocaba dolor».

Camilla, un hijo, Australia, también descubrió que pedir consejos sobre el agarre fue de gran ayuda: «Pedí a todas las matronas que vi durante los primeros dos días en el hospital que me enseñaran cómo ayudar a mi bebé a agarrarse», nos cuenta. «La mayoría de ellas tenían técnicas o consejos ligeramente diferentes, y de ese modo pude averiguar qué era lo mejor para Frankie y para mí».

Por si no puedes hablar con un profesional sanitario, un especialista o una consultora de lactancia de forma inmediata, o si tu bebé deja de agarrarse de forma repentina, hemos dividido el proceso de agarre en seis sencillos pasos que te ayudarán a ir por buen camino.

Cómo ayudar a tu bebé a agarrarse al pecho

1: Comprueba tu posición de agarre

Antes de empezar, y sea cual sea la posición que elijas para dar el pecho, asegúrate de que la cabeza, el cuello y la columna del bebé estén alineados y que no estén torcidos. Su mentón debe mirar hacia arriba, y no estar caído hacia el pecho. Asegúrate de estar cómoda tú también; puedes utilizar almohadas o cojines para apoyar la espalda, los brazos o al bebé.1

2: Estimula al bebé para que abra la boca

Sujeta al bebé cerca de ti, con el pezón a la altura de su nariz. Pasa el pezón con delicadeza por su labio superior para animarle a abrir bien la boca. Cuanto más abierta esté la boca, más fácil será conseguir un agarre correcto.1

3: Acerca el bebé a tu pecho    

Cuando el bebé haya abierto bien la boca y tenga la lengua por encima de la encía inferior, acércalo a tu pecho, apuntando el pezón hacia la parte superior de la boca. El mentón del bebé debe ser lo primero que entre en contacto con tu pecho. Debería introducir una buena parte de la areola en la boca, con el labio inferior y la mandíbula cubriendo la mayoría de la parte inferior de la areola.1 No pasa nada si ves que parte de la areola está fuera de la boca, todos tenemos areolas (y bebés) de diferentes tamaños. Algunas madres encuentran útil cogerse el pecho con cuidado al mismo tiempo que acercan al bebé para alimentarlo. Experimenta y comprueba qué es lo que funciona.  

4: Mantén al bebé cerca durante el agarre

Recuerda que cada madre tiene los pechos con una forma diferente y distintas posiciones de los pezones, así que no siempre conseguirás un agarre «de libro». Siempre que sea posible, mantén al bebé cerca de ti, con el mentón en contacto con tu pecho. La nariz de un bebé recién nacido puede girar hacia arriba para poder respirar fácilmente mientras está enganchado al pecho, y puede aprender a coordinar la succión y la respiración de forma sencilla.1,2

5: Mira y escucha

Cuando tu bebé se alimente, tu pezón estará colocado contra su paladar y agarrado suavemente por debajo con su lengua. El agarre debe resultar cómodo: debería ser algo parecido a un pequeño tirón. Observa a tu bebé: al principio realizará succiones cortas y rápidas para estimular el flujo de leche (reflejo de eyección de la leche). Cuando la leche empiece a fluir, succionará de un modo más lento y profundo, con algunas pausas, lo que puede indicar que está tomando leche. ¡Una buena señal! Deberías ver su mandíbula moviéndose y puede que escuches la succión y la deglución mientras se alimenta. Todas estas son buenas señales, pero también es importante comprobar si tu bebé produce una buena cantidad de pañales mojados y sucios, y si gana el peso esperado.2,3

6: Cómo interrumpir el agarre de tu bebé en el pecho

Si el agarre de tu bebé es flojo o duele, o si empieza a morder el pezón o a pasar la lengua por su extremo, retíralo del pecho y vuelve a intentarlo. Si fuera necesario, introduce con cuidado un dedo limpio por una esquina de la boca para interrumpir la succión.

Señales de un agarre correcto

Cada vez que des el pecho a tu bebé, comprueba:

  • que su mentón esté en contacto con tu pecho y que pueda respirar por la nariz
  • que su boca esté bien abierta y que haya introducido en ella una buena parte de la areola (no solo el pezón)
  • que el agarre no sea doloroso
  • que empiece con succiones cortas antes de succionar de un modo más lento y profundo2,3

Si tienes los pezones planos o invertidos, puede que tu bebé tenga más dificultades; lee nuestro artículo sobre los diferentes tipos de pezones para obtener más información.

Recuerda: si dar el pecho te provoca dolor, si tu bebé parece hambriento después de las tomas o si no gana peso, puede que la causa sea un agarre deficiente. Acude a un especialista o consultora de lactancia lo antes posible.

Bibliografía

1 Cadwell K. Latching‐on and suckling of the healthy term neonate: breastfeeding assessment. J Midwifery Womens Health. 2007;52(6):638-642.

2 Hoover K. Perinatal and intrapartum care. In: Wambach K, Riordan J, editors. Breastfeeding and human lactation. Burlington MA: Jones & Bartlett Learning; 2016. p.227-270.

3 UNICEF UK BFHI. Off to the best start [Internet]. 2015 [cited 2018 Feb].