Cambios en el pecho del embarazo al destete

Desde el embarazo, pasando por la lactancia y hasta después del destete, nuestros expertos explican cómo cambian tus pechos. Además, te ofrecemos consejos para cuidarlos durante todo el proceso.

Mum's breast changes during pregnancy

En el mismo momento en que te quedas embarazada, tu cuerpo empieza a prepararse para la llegada del bebé. Pero no solo se producen cambios en el útero; la anatomía de los pechos empieza a cambiar también de forma radical. Sigue leyendo para saber qué puedes esperar a lo largo de los tres trimestres de embarazo, durante la lactancia del bebé y el destete final.

Cambios en los pechos durante el primer trimestre

Muchas mujeres experimentan cambios en los pechos en las primeras fases del embarazo. De hecho, a menudo es el primer signo de que estás embarazada. El aumento de las hormonas y un cambio en la estructura de los pechos hacen que los pezones y pechos estén más sensibles y blandos a partir de las tres o cuatro semanas. A algunas mujeres les duelen los pechos durante el embarazo hasta el mismo momento del parto, aunque en la mayoría de los casos este dolor remite después del primer trimestre.

«El crecimiento de los pechos durante el embarazo puede ser rápido durante las primeras semanas, o también es posible que su tamaño aumente gradualmente», explica la Dra. Jacqueline Kent, una investigadora reconocida en el campo de la lactancia de la Universidad de Australia Occidental. «Cada mujer es diferente. Puede que tus pechos no crezcan mucho hasta poco antes (o incluso después) del parto. Pero si te estás preguntando cuánto crecen los pechos durante la totalidad del embarazo, en el momento de la subida de la leche, ¡es probable que sean una vez y media más grandes que antes de quedarte embarazada!».1

Cuando tus sujetadores habituales empiecen a quedarte apretados (normalmente, a las 12 semanas más o menos), es el momento de comprar un sujetador de embarazo. La mayoría de las mujeres señalan que los más cómodos son los modelos sin costuras y con tirantes anchos, con un tejido suave y transpirable. Lo mejor es evitar los aros, ya que se pueden clavar en los conductos galactóforos en desarrollo.

Mídete bien para seleccionar la talla correcta. Y repite las mediciones cada dos meses durante el embarazo, ya que utilizarás varias tallas diferentes a medida que tu bebé y tus pechos vayan creciendo.

Cambios en los pechos durante el segundo trimestre

Más o menos a partir de la semana 15 de embarazo se activarán las nuevas células productoras de leche de tus pechos, y aproximadamente en la semana 22 empezarán a producir leche.1 Pero no te preocupes, la mayoría de esta leche será reabsorbida por tu cuerpo, ya que las hormonas del embarazo también evitan que se acumule o que se produzcan escapes.

«Durante el segundo trimestre puede que notes que tus pezones y areolas (los círculos de piel que rodean los pezones) se hacen más grandes y oscuros», señala la investigadora asociada de lactancia de Medela, la Dra. Danielle Prime. «También empiezan a notarse más los pequeños bultos o granitos de la areola. Estos "tubérculos de Montgomery" secretan un aceite hidratante que protege contra el dolor y la infección al iniciar la lactancia. De hecho, los científicos creen que el olor de este aceite es similar al del líquido amniótico y que puede ayudar a guiar al recién nacido a tus pezones después del nacimiento».2

No elimines estos aceites naturales de los pezones con jabones agresivos o secándolos con una toalla. Utiliza agua tibia y sécalos dando unos suaves golpecitos. Y si alguien te recomienda «endurecer» los pezones para la lactancia pellizcándolos o frotándolos, ¡ignora estos comentarios!

Si tienes los pezones planos o invertidos y ya has superado la semana 32 de un embarazo normal, puedes colocar unos formadores de pezones en el interior del sujetador. Estos formadores pueden ayudarte a sacar los pezones, lo que facilitará el agarre de tu recién nacido. Consulta a un profesional sanitario o lee nuestro artículos sobre pezones invertidos o planos para obtener más información.

Si experimentas un aumento repentino del tamaño de los pechos durante el embarazo, puede que sientas picor en los pechos y que aparezcan estrías. Una crema hidratante suave puede ayudar a aliviar el picor. Sin embargo, las estrías tienen más que ver con la genética y el tipo de piel; si tienes predisposición a las estrías, no hay mucho que puedas hacer para evitarlas. La buena noticia es que, con el paso del tiempo, se irán disipando y serán mucho menos evidentes.

Cambios en los pechos durante el tercer trimestre

Puede que empieces a notar de nuevo los pechos más pesados o doloridos durante el último trimestre. El uso de un sujetador para dormir en la cama puede hacer que te sientas más cómoda, y es una buena idea utilizar un sujetador deportivo con refuerzo cuando hagas ejercicio para evitar dolores en los pechos y en los ligamentos.

No te olvides de conseguir un par de sujetadores de lactancia el mes anterior a la fecha prevista de parto. Si es posible, cómpralos en una tienda que cuente con alguien con experiencia en sujetadores de lactancia, o consulta una guía de tallas en Internet. Cada mujer es diferente, pero lo más probable es que el tamaño de tus pechos aumente en una o dos tallas de copa en comparación con la talla que utilizabas antes del embarazo. Es probable que el tamaño del contorno también aumente, ya que tu caja torácica se expande con el fin de dejar espacio a tu bebé. El especialista en sujetadores debe recomendarte una talla que también permita la subida de la leche cuando nazca el bebé. Un modelo con clips que puedas quitar con una mano te permitirá colocar a tu bebé de un modo más sencillo.

Por increíble que parezca, tu leche ya está lista en los pechos antes de que nazca el bebé. Esto significa que tus pezones pueden empezar a secretar algo de calostro (tu primera leche materna), que es bastante denso y pegajoso. Esto puede producirse a partir de las 14 semanas, aunque suele ser más habitual en las últimas semanas del embarazo. Puedes colocar discos absorbentes dentro del sujetador para evitar que cualquier mancha de humedad traspase la ropa.

«Si tienes una diabetes preexistente o gestacional, tu profesional sanitario puede recomendarte que extraigas manualmente algo de calostro y lo congeles. Un estudio reciente ha demostrado que esta operación es segura a partir de la semana 36 de un embarazo normal en el resto de aspectos»,3 recomienda la Dra. Prime. «Obtener un suministro de calostro de forma manual puede resultar útil, ya que los bebés de madres diabéticas tienen un riesgo mayor de experimentar niveles de azúcar en sangre bajos (hipoglucemia), y lo mejor para ayudar a elevar estos niveles son las tomas frecuentes de calostro. No obstante, no esperes extraer grandes cantidades; probablemente solo conseguirás unas pocas gotas con cada extracción, lo cual es perfectamente normal».

¿Qué sucede con los pechos después del parto?

En el periodo comprendido entre los dos y cuatro días posteriores al parto (en ocasiones, este periodo es más largo si te has sometido a una cesárea o has tenido un parto traumático), notarás que los pechos están mucho más llenos y firmes al producirse la subida de la leche.4

«Esta sensación de llenado no solo está causada por la leche extra que estás empezando a producir: la cantidad de sangre que circula por los pechos también ha aumentado y puede que también haya más líquido linfático», explica la Dra. Prime. «Todo esto sucede como respuesta a unos niveles menores de hormonas del embarazo en tu cuerpo (que han ido disminuyendo gradualmente desde que diste a luz), lo que permite que las hormonas productoras de leche empiecen a trabajar».

Puede que sientas molestias en los pechos, o incluso dolor, durante este periodo. Este problema recibe el nombre de congestión. Se trata de algo muy habitual y normalmente desaparece después de unos pocos días. Durante este periodo de congestión debes seguir dando el pecho. Echa un vistazo a nuestros consejos para controlar las molestias y el dolor. Si el problema persiste, habla con un especialista o consultora de lactancia.

¿Qué sucede a los pechos durante la lactancia?

Durante aproximadamente los tres primeros meses de lactancia, lo más probable es que sigas notando que los pechos están bastante llenos antes de una toma. A medida que el bebé crezca, puedes notar que ya no están tan llenos, aunque esto no significa que estén produciendo menos leche. Si das el pecho de forma exclusiva y a demanda, y tu bebé crece sin problemas, estarás produciendo leche suficiente.

«Después de seis meses dando el pecho, lo normal es que se reduzca el tamaño de los pechos», explica la Dra. Kent: «Esto no significa que estés produciendo menos leche, sino que puede que estés perdiendo algo del tejido graso del pecho. Cuando tu bebé alcance los 15 meses de edad, lo normal es que tus pechos tengan el mismo volumen que antes de quedarte embarazada, pero no inferior. Esto se produce independientemente de si sigues dando el pecho o no: puede que sigas produciendo de 100 a 300 ml de leche cada día».

El motivo de esto es que tus pechos trabajan de un modo más eficiente después de los seis meses, posiblemente por una redistribución del tejido mamario, como observó la Dra. Kent en su estudio.5

¿Cómo cambian los pechos después del destete?

Cuando finalmente dejes de dar el pecho a tu bebé (independientemente de si lo haces después de tres semanas, tres meses o tres años), el pecho cambia porque se invierte el proceso de lactancia. «Tras el destete completo, lo normal es que tus pechos recuperan el tamaño previo al embarazo en un plazo de tres meses, si aún no lo han hecho», explica la Dra. Kent. No obstante, si vuelves a quedarte embarazada, todo el proceso se iniciará de nuevo.