¿Tu suministro de leche materna es insuficiente? Cómo producir más leche materna

Muchas madres están preocupadas por si su suministro de leche es insuficiente, y resulta complicado saber si esto es así. Sigue leyendo para saber si realmente tu suministro de leche es insuficiente y qué puedes hacer al respecto.

Too little breast milk? How to increase low milk supply

«¿Tengo suficiente leche materna?» es algo que suele preocupar a las madres primerizas, aunque lo más normal, si tu bebé está sano y crece adecuadamente, es que todo vaya sobre ruedas. No obstante, si te preocupa tu suministro de leche materna, es importante que busques ayuda lo antes posible. Si todo va bien, esto te permitirá tranquilizarte. Además, de este modo evitarás caer en la trampa de dar a tu bebé leche de fórmula de forma innecesaria, lo que podría provocar una reducción de tu suministro de leche.

Motivos de un suministro de leche reducido

Un pequeño número de madres primerizas tienen dificultades para producir suficiente leche materna por motivos médicos, como por ejemplo:

  • Una pérdida de sangre excesiva (más de 500 ml) durante el parto o la presencia de fragmentos retenidos de la placenta pueden retrasar la subida de la leche (que se suele producir unos tres días después del parto).1
  • Un historial de síndrome de ovarios poliquísticos, diabetes, tiroides u otros trastornos hormonales. En ocasiones, las madres que padecen estos trastornos tienen un suministro de leche reducido.2
  • La hipoplasia mamaria, un problema médico muy poco habitual en el que no hay suficiente tejido glandular productor de leche en el pecho.3
  • Cirugías mamarias anteriores o traumatismos en el pecho. No obstante, muchas madres que se han sometido a intervenciones quirúrgicas pueden dar el pecho sin problemas.4

Si tienes alguno de estos problemas, acude a un especialista o consultora de lactancia.

Cómo funciona el suministro de leche materna

Tras la subida de la leche, tus pechos empiezan a producir leche mediante un proceso de «oferta y demanda». Cada vez que se saca leche, porque tu bebé se alimenta o mediante extracción, tus pechos producen más leche.

Ese es el motivo por el que dar biberones de fórmula puede reducir tu suministro de leche: al no sacar leche, tu cuerpo no está recibiendo el mensaje de producir más leche materna.

El modo en que tu bebé se alimenta también afecta a tu suministro. Cuanto más frecuentes y efectivas sean las tomas, más leche producirás. Si tu bebé no toma suficiente leche durante una toma, es fundamental realizar extracciones regulares para mantener tu suministro de leche. Encontrarás más consejos si sigues leyendo.

Signos que indican que tu bebé no está tomando suficiente leche

Aunque no son frecuentes los casos de suministro de leche reducido, puede que tu bebé tenga problemas para obtener suficiente leche por otros motivos durante sus primeras semanas de vida. Tal vez no esté tomando el pecho con una frecuencia suficiente, o durante el tiempo necesario, especialmente si estás intentando llevar un horario de tomas en lugar de alimentarlo cuando te lo pida. Puede que no se esté agarrando bien o que tenga un problema que le dificulte tomar la leche.

Estos son algunos signos que indican que tu bebé no está tomando suficiente leche:

  • Poca ganancia de peso. Es normal que los recién nacidos pierdan entre el 5 y el 7 % de su peso al nacer durante los primeros días; algunos llegan a perder hasta el 10 %. No obstante, después deberían ganar al menos de 20 a 30 g al día y alcanzar de nuevo su peso al nacer entre el día 10 y el día 14.5,6,7 Si tu bebé ha perdido el 10 % o más de su peso al nacer, o si no ha empezado a ganar peso antes del quinto o sexto día, debes solicitar asistencia médica de inmediato.
  • Pañales poco mojados o poco manchados. El número de veces que tu bebé defeca u orina cada día es un buen indicador de si está tomando suficiente leche o no. Consulta el artículo en el que explicamos el patrón que debería seguir tu bebé en Dar el pecho a tu recién nacido: qué esperar durante la primera semana. Solicita asistencia médica si estás preocupada o si has notado que los pañales sucios están menos mojados o son más ligeros.
  • Deshidratación. Si tu bebé tiene una orina oscura, la boca seca o ictericia (coloración amarillenta de la piel u ojos), o si se muestra aletargado y no quiere comer, puede que esté deshidratado.6 Los episodios de fiebre, diarrea, vómitos o sobrecalentamiento pueden provocar deshidratación en los recién nacidos. Si detectas alguno de estos síntomas, solicita asistencia médica de inmediato.

Ideas erróneas acerca del suministro de leche reducido

Normalmente, los recién nacidos se alimentan con mucha frecuencia (entre 10 y 12 veces al día, o cada dos horas). Esto no significa que no tengas suficiente leche. No olvides que tu bebé también se alimenta en busca de confort, y resulta difícil saber cuánta leche toma tu bebé en cada toma, ya que las cantidades pueden variar.

Las situaciones indicadas a continuación son perfectamente normales y no son signos de un suministro de leche reducido:

  • tu bebé quiere alimentarse con frecuencia
  • tu bebé no quiere dejar de tomar el pecho
  • tu bebé se despierta por la noche
  • tomas cortas
  • tomas largas
  • tu bebé toma un biberón después de una toma
  • notas tus pechos más blandos que durante las primeras semanas
  • tus pechos no tienen pérdidas de leche, o antes tenían y ya no
  • no puedes extraer mucha leche
  • tienes unos pechos pequeños

Qué hacer si tienes un suministro de leche reducido

Si crees que tu bebé no está tomando suficiente leche, acude a un especialista o consultora de lactancia. Ellos valorarán si tienes o no un suministro de leche reducido y observarán cómo das el pecho para ver si tu bebé se agarra bien y toma suficiente leche. Tal vez te recomienden ajustar tu posición de alimentación o el agarre del bebé para que se pueda alimentar de un modo más eficiente.

También puedes intentar mantener un mayor contacto piel con piel con tu bebé antes y durante las tomas para estimular la hormona oxitocina, que es la responsable de que se produzca el flujo de leche. O utiliza técnicas de relajación, como escuchar tu música relajante favorita, para reducir cualquier situación de ansiedad que pueda afectar a tu suministro.8

Con la ayuda adecuada, la mayoría de las madres con un suministro de leche reducido son capaces de dar el pecho parcialmente a sus bebés, y algunas consiguen llegar a un suministro de leche completo.

Si tu bebé aún no toma suficiente leche directamente del pecho, tal vez porque ha sido un bebé prematuro o tiene necesidades especiales, puede que necesites realizar extracciones para mantener tu suministro de leche. Tu médico puede recetarte galactogogos (medicación para aumentar la producción de leche).

Si todavía no eres capaz de extraer suficiente leche materna para tu bebé, necesitarás complementar su alimentación con leche de donante o leche de fórmula, siguiendo la orientación de un profesional médico. Un sistema de alimentación suplementaria (SNS) puede ser el método adecuado para que el bebé reciba toda la leche que necesita cuando toma el pecho.

Cómo aumentar el suministro de leche con un extractor de leche

Si necesitas aumentar tu suministro de leche durante los primeros cinco días tras al parto, puedes utilizar un extractor de leche eléctrico doble con tecnología de iniciación, como el Symphony de Medela. Este tipo de extractor está diseñado para imitar el modo en que un bebé estimula los pechos mientras se alimenta, y ha demostrado que aumenta la producción de leche a largo plazo.9

Tras la bajada de la leche, la extracción doble te permite extraer más leche en menos tiempo.10 Este método también ofrece un mejor vaciado de los pechos, lo que también ayuda a aumentar el suministro de leche.

Aunque cada madre es diferente, a menudo resulta conveniente extraer leche justo después de una toma, o una hora más tarde. Puede que esto no parezca muy racional, ya que normalmente es más fácil extraer leche de un pecho lleno. No obstante, debes pensar en tu sesión de extracción como «la realización de un pedido de leche» para el día siguiente.

Al principio solo obtendrás pequeñas cantidades. Pero no te desanimes: con una extracción regular, estas cantidades irán aumentando. Intenta sacar leche (dando el pecho y extrayéndola) de 8 a 12 veces al día, incluyendo una sesión por la noche, cuando tus niveles de hormona prolactina (responsable de la producción de leche) son más elevados. Cuantas más veces saques leche, mejor. Después de dos o tres días de extracción regular, deberías observar un aumento importante en el suministro. Para obtener más información sobre cómo conseguir más leche en cada sesión de extracción, lee los consejos para la extracción de leche.

Extracción con las manos para aumentar la cantidad de leche extraída

Si tu bebé no toma el pecho directamente, o si todavía no puedes extraer suficiente leche, puedes utilizar una técnica denominada «extracción con las manos». Este método ha demostrado que aumenta la cantidad de leche que las madres pueden extraer en una sesión.11,12 El proceso completo dura entre 25 y 30 minutos. Recuerda: cuanto más vacíos estén tus pechos, más rápido producirán leche.

Sigue estos sencillos pasos:

  • Masajea los pechos.
  • Realiza una extracción doble utilizando un sujetador de extracción para tener las manos libres.
  • Durante la extracción, utiliza los dedos y el pulgar para comprimir el pecho durante unos pocos segundos. Suéltalos y repite la operación. Realiza compresiones en ambos pechos hasta que el flujo de leche se ralentice y sea un goteo.
  • Vuelve a masajear los pechos.
  • Acaba la operación extrayendo leche manualmente o con un extractor en un solo pecho, utilizando compresiones en los pechos y cambiando de pecho para vaciarlos tanto como sea posible.

Una vez que tu bebé vaya ganando peso y tú aumentes tu suministro, podrás pasar a alimentarlo exclusivamente al pecho.

Bibliografía

1 Pang WW, Hartmann PE. Initiation of human lactation: secretory differentiation and secretory activation. J Mammary Gland Biol Neoplasia. 2007;12(4):211-221.

2 Vanky E et al. Breastfeeding in polycystic ovary syndrome. Acta Obstet Gynecol Scand. 2008;87(5):531-535.

3 Neifert MR et al. Lactation failure due to insufficient glandular development of the breast. Pediatrics. 1985;76(5):823-828.

4 Neifert M et al. The influence of breast surgery, breast appearance, and pregnancy-induced breast changes on lactation sufficiency as measured by infant weight gain. Birth. 1990;17(1):31-38.

5 C Tawia S, McGuire L. Early weight loss and weight gain in healthy, full-term, exclusively-breastfed infants. Breastfeed Rev. 2014;22(1):31-42.

6 Lawrence RA, Lawrence RM. Breastfeeding: A guide for the medical profession. 7th ed. Maryland Heights MO, USA: Elsevier Mosby; 2010. 1128 p.

7 World Health Organisation. [Internet]. Child growth standards; 2018 [cited 2018 Feb]

8 Keith DR et al. The effect of music-based listening interventions on the volume, fat content, and caloric content of breast milk-produced by mothers of premature and critically ill infants. Adv Neonatal Care. 2012;12(2):112-119

9 Meier PP et al. Breast pump suction patterns that mimic the human infant during breastfeeding: greater milk output in less time spent pumping for breast pump-dependent mothers with premature infants. J Perinatol. 2012;32(2):103-10.

10 Prime DK et al. Simultaneous breast expression in breastfeeding women is more efficacious than sequential breast expression. Breastfeed Med. 2012;7(6):442-447.

11 Stanford University School of Medicine [Internet]. Stanford, CA, USA: Maximizing Milk Production with Hands-On Pumping; 2017. [Accessed 30.04.2018].

12 Morton J et al. Combining hand techniques with electric pumping increases milk production in mothers of preterm infants. J Perinatol. 2009;29(11):757-764.