Cómo guardar, congelar y descongelar la leche materna

La leche materna extraída es el mejor alimento que puede tomar tu bebé cuando no estás con él. Así que ¿cómo puedes guardar y usar tu leche de forma segura?

Medela Storing and thawing breast milk

Si vas a volver al trabajo, vas a una clase en el gimnasio o simplemente quieres que tu pareja dé una toma para poder dormir un poco más, puedes extraer tu leche materna y guardarla para que tu bebé la pueda tomar cuando no estés con él. La leche extraída conserva la mayoría de sus beneficios para la salud, por lo que si te tienes que perder una toma, será mucho mejor para tu bebé que cualquier leche de fórmula. No obstante, una higiene adecuada es fundamental para garantizar la seguridad de la leche almacenada para tu bebé. Sigue leyendo para saber cómo almacenar la leche materna de forma adecuada.

¿Cuál es el mejor método para almacenar la leche materna?

La leche materna es mejor para tu bebé que la leche de fórmula. Del mismo modo, la leche materna recién extraída es preferible a la refrigerada, y la refrigerada es mejor que la congelada. Esto es así porque la leche recién extraída ofrece las mejores propiedades antibacterianas y cuenta con niveles superiores de antioxidantes, vitaminas y grasa que le leche refrigerada o congelada 4.

¿Durante cuánto tiempo puedes almacenar la leche materna extraída?

Si has extraído la leche materna de forma limpia y segura, puedes almacenarla a temperatura ambiente, en el frigorífico o en el congelador, en función de cuándo desees utilizarla. Sigue estas pautas:

Pautas de almacenamiento para leche materna recién extraída (para bebés sanos nacidos a término) 2,3

 

Lugar de almacenamiento

Temperatura ambiente
De 16 °C a 25 °C
(de 60 °F a 77 °F)

Frigorífico
4 °C (39 °F)
o una temperatura inferior

Congelador
–18 °C (0 °F )
o una temperatura inferior

Leche materna congelada
previamente y descongelada
en el frigorífico

Tiempo de almacenamiento seguro

Hasta cuatro horas es la mejor opción.

Hasta seis horas para leche extraída en condiciones de máxima limpieza*.

Hasta tres días es la mejor opción.

Hasta cinco días para leche extraída en condiciones de máxima limpieza*.

Hasta seis meses es la mejor opción.

Hasta nueve meses para leche extraída en condiciones de máxima limpieza*.

Hasta dos horas a temperatura ambiente.

Hasta 24 horas en el frigorífico.

No volver a congelar.

 

* Condiciones de máxima limpieza significa seguir de forma estricta las directrices incluidas en nuestro artículo sobre la limpieza y desinfección del extractor de leche. Estas pautas para el almacenamiento y la descongelación de la leche materna son una recomendación; ponte en contacto con tu especialista o consultora de lactancia para obtener más información.

Si tu bebé se encuentra en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) o en una unidad de cuidados especiales, es posible que el hospital cuente con recomendaciones más estrictas acerca de la limpieza y el almacenamiento.

Si enfrías o congelas la leche extraída, etiqueta siempre los biberones o las bolsas con la cantidad y la fecha de la extracción; de ese modo, podrás realizar un seguimiento y gestionar tu leche almacenada.

Pautas para el uso de la leche materna extraída

La leche materna almacenada tiende a separarse en capas; la grasa (nata) queda en la parte superior. Mueve suavemente el biberón para mezclar las capas antes de alimentar a tu bebé. Si agitas el biberón con una fuerza excesiva, puedes dañar algunos de los componentes nutritivos y protectores de la leche 5.

Cuando alimentas con leche materna extraída a tu bebé utilizando un vaso o biberón, las bacterias de su boca pueden acabar en la leche de forma natural. Por este motivo, es mejor desechar cualquier resto de leche que pueda quedar una vez transcurridas una o dos horas tras la toma inicial. Para evitar la pérdida de la leche extraída, siempre es una buena idea almacenarla en pequeñas cantidades y utilizar solo la que necesites 2.

Cómo almacenar la leche materna en el frigorífico 2,3

Sigue estas pautas para almacenar la leche extraída en el frigorífico de forma segura:

  • Enfría la leche materna lo antes posible tras su extracción.
  • Guarda la leche en biberones para leche materna limpios o en bolsas de almacenamiento fabricadas con materiales que no contengan BPA (bisfenol A). El BPA es un producto químico que antes se utilizaba en los recipientes y revestimientos de plástico, y que muchos fabricantes están retirando debido a sus dudosos efectos a largo plazo.
  • Se pueden añadir pequeñas cantidades de leche extraída al mismo recipiente refrigerado, siempre que la leche que desees añadir se haya enfriado previamente en el frigorífico. No añadas leche a temperatura corporal a leche que ya esté fría.
  • Almacena la leche materna en la parte más fría del frigorífico: en la parte posterior, en el estante situado encima del compartimento de las verduras. No la almacenes en la puerta del frigorífico, donde la temperatura es menos consistente.

Cómo almacenar la leche materna en el congelador 2,3

Sigue leyendo para saber cómo congelar la leche materna de forma segura:

  • Congela la leche materna lo antes posible tras su extracción.
  • Se puede añadir leche extraída a la leche materna ya congelada, siempre que la leche que desees añadir se haya enfriado previamente en el frigorífico. No añadas leche a temperatura corporal a leche que ya esté congelada.
  • Para facilitar la descongelación y minimizar las pérdidas, guarda la leche en porciones pequeñas (menos de 60 ml). Estas raciones se pueden combinar después de descongelarlas.
  • Comprueba que tus recipientes de almacenamiento de leche materna se puedan usar en el congelador. Algunos productos (como los biberones de cristal) pueden romperse a temperaturas muy bajas. Las bolsas de almacenamiento de leche materna de Medela son ideales para almacenar la leche materna congelada, ya que son aptas para congelador, están listas para su uso y son fáciles de etiquetar.
  • No llenes los biberones ni las bolsas más de tres cuartos de su capacidad, ya que la leche materna se expande al congelarse.
  • Almacena la leche materna congelada en la parte posterior del congelador, donde la temperatura es más constante. Mantenla alejada de las paredes de los congeladores con función de autodescongelación.

Uso de la leche materna congelada 2,3

Ten cuidado al descongelar la leche materna para asegurarte de que sea segura para tu bebé:

  • La leche materna se puede descongelar en el frigorífico, normalmente en unas 12 horas. También puedes poner el biberón o la bolsa de leche congelada bajo agua templada, a un máximo de 37 °C (99 °F). No dejes que la leche materna congelada se descongele a temperatura ambiente.
  • Cuando se haya descongelado por completo, la leche materna previamente congelada se puede mantener a temperatura ambiente durante un máximo de dos horas, o en el frigorífico durante un máximo de 24 horas.
  • Nunca descongeles ni calientes la leche materna congelada en el microondas ni en agua hirviendo. Esto podría dañar sus propiedades nutritivas y protectoras, y crear puntos calientes que podrían quemar a tu bebé.
  • Tu bebé debe consumir la leche materna descongelada y mantenida a temperatura ambiente antes de dos horas; de lo contrario, deberás desecharla.
  • Nunca vuelvas a congelar la leche materna después de descongelarla.

Cómo calentar la leche materna almacenada 2,3

Los bebés sanos nacidos a término pueden beber la leche materna a temperatura ambiente o calentada a la temperatura corporal. Algunos bebés prefieren una de estas dos opciones, mientras que a otros les es indiferente.

  • Para calentar la leche, coloca el biberón o la bolsa de leche materna en un vaso, jarra o bol con agua tibia durante unos minutos hasta que se caliente a temperatura corporal (37 °C o 99 °F). También puedes utilizar un calienta biberones. No dejes que la temperatura supere los 40 °C (104 °F) y no utilices un microondas para evitar el sobrecalentamiento de la leche.
  • Mueve suavemente el biberón o la bolsa, sin agitar con fuerza, para mezclar la grasa que se haya separado (lee lo indicado anteriormente).

¿Por qué mi leche materna almacenada tiene un olor extraño?

Es posible que, en ocasiones, notes que tu leche materna refrigerada o descongelada tiene un olor diferente. Esto se debe a la acción de una enzima llamada lipasa, que descompone las grasas y libera los ácidos grasos, un proceso que ayuda a evitar la proliferación de bacterias nocivas.

Algunas madres señalan que su leche almacenada tiene un olor a jabón o rancio. A pesar de ello, si has seguido todas las pautas de almacenamiento seguro incluidas en este artículo, podrás utilizarla sin ningún problema 2.

Almacenamiento de leche materna mientras te desplazas

Si tienes que transportar tu leche materna entre el trabajo y tu casa o la guardería, utiliza una nevera portátil con paquetes de hielo 2. Para obtener más información sobre la extracción y el almacenamiento de leche cuando te desplazas, lee nuestro artículo sobre viajar con un extractor.

Bibliografía

1 US Food & Drug Administration. Using a breast pump. [Internet]. Silver Spring, MD, USA: US Department of Health and Human Services; 2018 [updated 2018 Feb 04; cited 2018 Apr 12] Available from: www.fda.gov/MedicalDevices/ProductsandMedicalProcedures/HomeHealthandConsumer/ConsumerProducts/BreastPumps/ucm061944.htm

2 Eglash,A., Simon,L., & The Academy of Breastfeeding Medicine. ABM clinical protocol #8: human milk storage information for home use for full-term infants, revised 2017. Breastfeed Med 12, (2017).

3 Human Milk Banking Association of North America. 2011 Best practice for expressing, storing and handling human milk in hospitals, homes, and child care settings. (HMBANA, Fort Worth, 2011).

4 García-Lara NR et al. Effect of freezing time on macronutrients and energy content of breastmilk. Breastfeeding Medicine. 2012;7(4):295-301.

5 Office on Women’s Health. Pumping and storing breastmilk. [Internet]. Silver Spring, MD, USA: US Department of Health and Human Services; 2018 [updated 2018 Jan 12; cited 2018 Apr 12] Available from: www.womenshealth.gov/breastfeeding/pumping-and-storing-breastmilk