Por qué la lactancia debe estar incluida en tu plan de parto

A medida que avanza tu embarazo y empiezas a prepararte para el parto, tal vez quieras redactar un plan de parto. Y si quieres dar el pecho a tu bebé, esto debería estar incluido en la lista de control de tu plan de parto.

Why breastfeeding should be in your birth plan

Dar a tu bebé su primera toma durante las primeras dos horas tras el parto te proporciona la mejor oportunidad posible de iniciar la lactancia, además de dar a tu bebé la oportunidad de disfrutar de todos los beneficios del calostro, la primera leche que produces, lo antes posible. Una buena manera de asegurarte de que esto suceda así es incluir la lactancia en tu plan de parto.

¿Qué es un plan de parto?

Un plan de parto es algo así como una lista de deseos que recoge las posibles opciones relacionadas con el parto, el nacimiento y el periodo posterior. Puede incluir datos sobre si prefieres o no mitigar el dolor, en qué posición quieres parir, qué ocurriría en caso de cesárea, qué hacer si surgen complicaciones y, naturalmente, la lactancia.

Lo ideal sería que redactases tu plan de parto bastante antes de salir de cuentas. Así, tendrás la oportunidad de enseñárselo a la persona que te acompañará durante el parto y a los profesionales sanitarios que cuidarán de ti.

Puedes escribirlo como quieras, pero probablemente lo más sencillo sea empezar con una simple lista que podrás ampliar después de investigar un poco. Es posible que tu centro de maternidad disponga de ejemplos o plantillas que puedas usar como modelo, o puedes buscar ejemplos de planes de parto en Internet.

¿Por qué es importante?

Contar con un plan de parto te hará ver las cosas con más claridad. Te ayudará a guiar las conversaciones y a establecer una relación de confianza entre tú, la persona que te acompañará durante el parto y los profesionales sanitarios. Esto es especialmente importante durante el parto, donde puede que tengas otras cosas en la cabeza. Además, si se produce un cambio de turno mientras estás de parto, el plan de parto puede ayudar al personal que entra a trabajar a ponerse al día con tu historial y deseos.

Preparación para la lactancia

Si quieres dar el pecho, habla de tus planes con la persona que te acompañará durante el parto y con los profesionales sanitarios durante tu embarazo. Tu matrona dejará claras tus intenciones en tus registros médicos y debería sugerirte algunos recursos locales útiles de apoyo a la lactancia.

Elaborar un plan de parto también es una buena oportunidad para hablar sobre tus deseos en relación con la lactancia con tu pareja, si aún no lo has hecho. Explica que quieres que te respalde en todo lo concerniente a la lactancia, ayudando al bebé a recibir tu leche materna incluso si el parto no va según lo previsto o si no puedes darle el pecho justo después del parto. Deja claro que quieres tener un contacto piel con piel con tu recién nacido si no puedes hacerlo tú misma, ya que esto ayudará a tu bebé a sentirse tranquilo y relajado.1

Redactar tu plan de parto: qué incluir

 En lo que respecta a la parte dedicada a la lactancia de tu plan de parto, empieza indicando simplemente tu intención de dar el pecho de forma exclusiva. Explica que quieres que los profesionales sanitarios hagan todo lo que puedan para ayudarte a dar el pecho a tu recién nacido, o a darle tu leche materna extraída si la alimentación al pecho no es posible, de forma que puedas iniciar tu suministro de leche.

Estos son algunos ejemplos de frases que puedes incluir en tu plan de parto para dejar claros tus deseos sobre la lactancia y para que tanto tú como tu bebé podáis empezar este camino del mejor modo posible:

  • Me gustaría mantener un contacto piel con piel con mi bebé justo después del parto, antes de que lo pesen o laven, siempre que no haya ninguna objeción médica.
  • Si yo no puedo sujetar al bebé en ese momento, quiero que lo coloquen piel con piel sobre mi acompañante.
  • Me gustaría recibir ayuda para dar a mi bebé su primera toma durante la primera hora después del parto, si es posible.
  • Me gustaría que se anime a mi bebé a que se agarre él mismo, o que lo ayuden con cuidado para que pueda agarrarse.
  • Si mi bebé está débil y es necesario separarnos, me gustaría extraer el calostro y alimentarlo con una jeringa o vaso.
  • Si, por cualquier motivo, mi bebé no puede tomar el pecho, o si no se alimenta bien durante las primeras horas después del parto, me gustaría recibir ayuda para realizar una extracción doble durante las primeras tres horas y alimentarlo con mi leche extraída.
  • Si necesito seguir extrayendo leche, quiero realizar al menos ocho sesiones en 24 horas para ayudar a iniciar mi suministro de leche.
  • No quiero que mi bebé reciba leche de fórmula sin mi consentimiento o el de mi acompañante, y solo si es médicamente necesario.
  • No quiero que alimenten a mi bebé con una tetina de biberón ni que utilice un chupete sin mi consentimiento o el de mi acompañante.
  • Me gustaría recibir ayuda para la lactancia de una consultora de lactancia o especialista cualificado, si está disponible.

¿Y qué pasa si el parto no va según lo previsto?

Aunque redactes el plan de parto más minucioso posible, es imposible predecir cómo se desarrollará el parto de tu bebé. Por eso también es importante estar abierta a los posibles cambios.

Ten en cuenta que algunos medicamentos e intervenciones administrados durante el parto y el nacimiento pueden afectar a la capacidad de tu bebé para tomar el pecho. Es una buena idea preguntar a un profesional sanitario qué efectos tienen para ti y para el bebé los diferentes tipos de analgésicos y ayudas para el parto, así como cualquier impacto que puedan tener sobre la lactancia. Así, tanto tú como la persona que te acompañe durante el parto podréis tomar decisiones informadas.

Y si tú y tu recién nacido no podéis iniciar la lactancia en esa primera hora, no te desanimes. Muchas madres y bebés consiguen establecer y mantener la lactancia a pesar de no haber tenido un inicio perfecto. Busca toda la ayuda que puedas de los profesionales sanitarios que te atienden y ponte en contacto con una consultora de lactancia o un especialista en lactancia rápidamente si necesitas ayuda para solucionar cualquier problema relacionado con la lactancia.

Bibliografía