Limpieza de los componentes del extractor de leche

Lee nuestra guía básica para limpiar y desinfectar los componentes del extractor de leche y asegurarte de que la leche materna extraída es segura para tu bebé.

Cleaning your breast pump equipment

Cuando no puedes alimentar a tu bebé directamente, la leche materna extraída es el mejor alimento que le puedes ofrecer. Saber cuándo y cómo limpiar y desinfectar las piezas del extractor de leche es fundamental para garantizar un consumo seguro de tu leche. La buena noticia es que, si dominas los aspectos básicos de la limpieza y desinfección de los componentes utilizados durante la extracción, podrás guardar tu leche de forma segura en el frigorífico durante un máximo de cinco días, o en el congelador durante un máximo de nueve meses. Consulta nuestra guía de conservación, congelación y descongelación de la leche materna para obtener más información.

Antes de extraer leche

Todas las piezas del extractor de leche que entren en contacto con tus pechos o con la leche materna se deben limpiar y secar totalmente (consulta más abajo). Pero no solo es necesario que el extractor esté limpio para extraer leche: ¡tú también! Antes de cada sesión de extracción, recuerda que debes lavarte bien las manos con jabón durante al menos 20 segundos, enjuagarlas y secarlas con una toalla limpia. No es necesario que te laves los pechos, a menos que hayas utilizado cremas o productos cosméticos que no sean compatibles con la lactancia.1 En caso de duda, consulta el envase. Muchas cremas para pezones que contienen lanolina se pueden dejar en los pechos durante la extracción.

Consejos para limpiar los componentes del extractor de leche después de su uso

Tras realizar la extracción, lava siempre todos los componentes, como biberones, válvulas y embudos, que hayan estado en contacto con tus pechos o la leche y, a continuación, sécalos de forma adecuada para poder utilizarlos en la siguiente sesión.

  • En primer lugar, enjuaga los componentes del sistema de extracción con agua potable (aproximadamente a 20 °C/68 °F) para eliminar las proteínas de la leche que puedan haber quedado.
  • A continuación, lava todas las piezas con agua templada (aproximadamente a 30 °C/86 °F) y líquido detergente.
  • Vuelve a enjuagar las piezas con agua potable durante 15-20 segundos.
  • De forma alternativa, puedes lavar las piezas del extractor en la rejilla superior de tu lavavajillas con tu detergente habitual. Las piezas más pequeñas se pueden colocar en el espacio dedicado a la cubertería. Asegúrate de que los biberones para leche materna, los embudos y las tetinas estén orientados hacia abajo.
  • Seca las piezas con un paño limpio o deja que se sequen al aire sobre un paño de cocina limpio.
  • No olvides consultar el manual de instrucciones de tu extractor de leche para leer las instrucciones de limpieza específicas.

Cómo desinfectar los componentes de tu extractor de leche

Al menos una vez al día, tendrás que desinfectar las piezas del extractor después de lavarlas. También tendrás que hacer esto si los componentes del extractor de leche son nuevos o si no se han utilizado durante algún tiempo.

La desinfección significa la eliminación completa de los gérmenes y bacterias presentes en los componentes del extractor. Puede que a menudo hayas oído hablar de la «esterilización» de los productos para bebés o que hayas visto productos anunciados como «esterilizadores», pero desinfección es un término más preciso. Es imposible esterilizar totalmente estos componentes en el hogar, aunque los hiervas, ya que nuestros hogares no son entornos totalmente estériles. No obstante, la desinfección garantiza que los componentes son totalmente seguros tanto para ti como para tu bebé.

Cada producto es diferente, por lo que debes asegurarte de seguir el método de desinfección recomendado por el fabricante del extractor. No obstante, normalmente utilizarás uno de estos métodos:

  • Hervido. Coloca las piezas del extractor en una cazuela grande y cúbrelas con agua. Lleva el agua a la temperatura de ebullición y deja que hierva al menos cinco minutos; asegúrate de que todas las piezas permanezcan sumergidas.
  • Microondas. Coloca las piezas del extractor en una bolsa de desinfección para microondas o en un esterilizador de microondas y sigue las instrucciones de uso del fabricante.
  • Vapor. Utiliza un esterilizador de vapor eléctrico; asegúrate de que los biberones, embudos y tetinas queden mirando hacia abajo en su interior.
  • Fluido o pastillas de esterilización. Algunas personas deciden utilizar una solución de esterilización para agua fría. Si utilizas este sistema, asegúrate de que todas las piezas se mantengan sumergidas, sin burbujas de aire, durante al menos 30 minutos (y desecha la solución después de 24 horas). De forma alternativa, puedes utilizar un pulverizador desinfectante.

Después de la desinfección

Tras desinfectar los componentes del extractor de leche, deja que se sequen bien antes de su uso:

  • Retira las piezas del extractor de la cazuela, bolsa de desinfección o esterilizador utilizando las manos limpias o unas pinzas limpias. ¡Ten cuidado para no quemarte!
  • Elimina el agua sobrante y seca las piezas con un paño limpio o al aire.
  • Coloca las piezas sobre una superficie desinfectada o en un recipiente de almacenamiento desinfectado.

La limpieza de las piezas del extractor de leche después de su uso y su correcta desinfección al menos una vez al día te permitirán asegurarte de que tu leche materna es segura para tu bebé.  

Bibliografía

1 US Food & Drug Administration. Using a breast pump. [Internet]. Silver Spring, MD, USA: US Department of Health and Human Services; 2018 [updated 2018 Feb 04; cited 2018 Apr 12]. Available from: www.fda.gov/MedicalDevices/ProductsandMedicalProcedures/HomeHealthandConsumer/ConsumerProducts/BreastPumps/ucm061944.htm