La lactancia durante el primer mes: qué esperar

¿No tienes claro cómo generar y establecer tu suministro de leche? Si necesitas ayuda o apoyo, o si solo quieres saber qué esperar, lee nuestra guía acerca del primer mes de lactancia.

Breastfeeding support in the first month

Las primeras semanas de lactancia son una curva de aprendizaje pronunciada y es posible que en algún momento te sientas agobiada. Pero no estás sola. Aunque dar el pecho día y noche es lo normal y esto ayuda a crear tu suministro de leche, también puede resultar agotador. Así que sé paciente, cuídate y no olvides que todo será mucho más fácil después del primer mes, cuando se haya establecido tu suministro de leche.

¿Con qué frecuencia debería dar el pecho?

Tu recién nacido tiene un estómago pequeño que crece rápidamente: pasa de tener el tamaño de un albaricoque la primera semana al tamaño de un huevo de gallina grande a las dos semanas, capaz de contener perfectamente tu creciente suministro de leche 1,2. Si permites que tu bebé tome todo lo que necesita y cuando lo necesita, eso le ayudará a recuperar su peso al nacer y seguir creciendo.

«Lo normal es que tengas que dar el pecho cada dos o tres horas durante el día. Es probable que por la noche los intervalos sean más largos, de entre tres y cuatro horas, o incluso cinco», afirma Cathy Garbin, una consultora de lactancia de renombre internacional. «Pero recuerda que cada día es diferente, igual que cada bebé. Algunos bebés se alimentan más rápido y están llenos en 15 minutos, mientras que otros pueden tomar el pecho incluso durante una hora. No compares tu patrón de alimentación con los de otros bebés, ya que es probable que sean totalmente diferentes».

En cada toma, deja que tu bebé tome tanta leche como quiera de un pecho; a continuación, ofrece el otro pecho, que puede querer o no. Cuando esté saciado, se soltará de forma natural y se mostrará relajado y satisfecho. Tanto que es posible que se quede dormido. En la siguiente toma, ofrécele primero el otro pecho. Puedes utilizar una aplicación para el móvil para hacer un seguimiento del pecho que debe utilizar.

¿Por qué mi bebé quiere alimentarse todo el tiempo?

El primer mes suele ser el más exigente en relación con la lactancia. Pero, solo porque tu bebé parece constantemente hambriento y realiza muchas tomas, a veces cada 45 minutos, no creas que no tienes suficiente leche.

Los bebés necesitan alimentarse con frecuencia para iniciar y establecer el suministro de leche durante este primer mes. Además, de este modo se crea la base para un buen suministro de leche para el futuro 3.

No olvides que a los bebés también les gusta mantener un contacto casi constante con sus madres. Las luces brillantes y los sonidos del mundo exterior pueden asustarle al principio y tu bebé necesitará tu contacto para tranquilizarse.

Sara, tres hijos, Reino Unido, está de acuerdo: «Llorar no siempre significa tener hambre; en ocasiones, mis bebés solo querían estar conmigo o succionar para tranquilizarse. Utiliza un portabebés. Hazte con una cuna para colocar junto a tu cama. No mires el reloj. Descansa siempre que sea posible. La limpieza no importa. Haz que los demás te cuiden. No durante tres días, sino al menos durante seis semanas. Disfruta de las caricias y de la intimidad con tu bebé y nunca dudes de tu cuerpo».

¿Mi bebé necesita un horario de lactancia?

Tu bebé es demasiado joven para seguir una rutina, así que olvídate de seguir un horario de lactancia y deja que él te guíe.

«Puedes leer libros en los que se explica cómo conseguir que un bebé siga una rutina, pero los bebés no leen y no entienden de rutinas», señala Cathy. «Cada bebé es diferente. Puede que algunos se adapten a una rutina, pero muchos no lo harán. La mayoría de ellos crearán su propia rutina con el paso del tiempo».

Algunas madres afirman que una rutina establecida fue lo mejor para sus bebés, pero es probable que esos bebés ya perteneciesen a ese pequeño porcentaje que se alimenta de forma natural cada cuatro horas. Normalmente, los adultos no comen y beben las mismas cosas, a las mismas horas, todos los días. Entonces, ¿por qué un bebé debería seguir una rutina estricta?

En lugar de eso, ofrece a tu bebé tu pecho siempre que veas señales de que está hambriento. Llorar es una de las últimas señales, así que busca otras pistas anteriores, como lamerse los labios, abrir la boca, chuparse las manos y girar la cabeza con la boca abierta 4.

¿Qué es el reflejo de salida de la leche?

Al inicio de cada toma, tu bebé hambriento succionará rápidamente el pezón, estimulando el reflejo de salida de la leche que impulsa la leche a través de los conductos galactóforos 5.

«La estimulación del pezón hace que el cerebro libere la hormona oxitocina», explica Cathy. «La oxitocina recorre tu cuerpo y hace que los pequeños músculos situados alrededor de las glándulas productoras de leche se contraigan. También dilata todos los conductos que recorre la leche, de forma que esta empieza a fluir».

«Si no tuvieses el reflejo de salida de la leche, esta no fluiría libremente. Se trata de una respuesta hormonal y si estás estresada, puede que no se produzca o que lo haga de forma inadecuada». Este es el motivo por el que es tan importante estar bien apoyada y cómoda durante la toma.

«Los estudios han demostrado que cada madre tiene un patrón de salida de la leche durante las tomas», continúa. «La oxitocina es una hormona de acción corta y es posible que solo se mantenga de 30 a 40 segundos en el cuerpo. Tu leche fluirá y tu bebé podrá beber. A continuación, la oxitocina se disipará, tendrás otra salida de leche y el bebé se volverá a alimentar, y así sucesivamente. Este es el motivo por el que los bebés hacen descansos cortos durante una toma: es la forma natural de tomar el pecho».

La salida de la leche puede provocar un silbido fuerte o una sensación de cosquilleo en los pechos, aunque los estudios sugieren que el 21 % de las madres lactantes no sienten nada 5, como explica Cathy: «Muchas mujeres notarán la primera salida de leche, pero no las siguientes. No te preocupes si no notas una salida de leche; si tu bebé se alimenta bien, es posible que simplemente no te des cuenta».  

¿Cómo puedo saber si mi leche está satisfaciendo a mi bebé?

Como no puedes ver cuánta leche toma tu bebé cuando lo amamantas, es posible que te preocupe que no esté tomando la suficiente. Intenta confiar en tu cuerpo y en tu bebé.

Cuando la leche empieza a fluir, puede que notes que tu bebé ralentiza su ritmo de succión. Algunas madres pueden escuchar claramente cómo su bebé traga la leche, mientras que otras no. Tu bebé te indicará si ha tenido suficiente, así que debes estar atenta a sus señales. Muchos bebés pueden hacer una, dos o tres tomas en el pecho antes de acabar 6.

«Cuando tu bebé hace una buena toma, normalmente parecerá "borracho de leche" a continuación. Se relajará y su lenguaje corporal te indicará que está satisfecho», señala Cathy. «Recuerda que sus pañales también son un buen indicador de si está tomando suficiente leche. En esta etapa, tu bebé amamantado producirá cinco o más pañales mojados al día y al menos dos pañales con heces amarillas y blandas. Por lo general, incluso más».

A partir del primer mes, si tu bebé solo recibe lactancia materna, sus heces serán similares todos los días (amarillas, de textura granulosa, sueltas y acuosas) hasta que empieces a introducir alimentos sólidos aproximadamente a los seis meses. Puede que tu bebé manche el pañal todos los días, o cada dos o tres días, o incluso con una frecuencia aún menor 7.

¿Cuándo debería recuperar mi bebé el peso con el que nació?

 La mayoría de los recién nacidos pierden peso durante los primeros días después del parto. Esto es algo normal y no debe preocuparte. La mayoría pierde entre el 5 y el 7 % de su peso al nacer, aunque algunos pueden llegar a perder hasta el 10 %. No obstante, casi todos los bebés recuperan el peso con el que nacieron entre el día 10 y el 14. Durante los primeros tres o cuatro meses, el aumento de peso mínimo esperado es de 150 g de media a la semana. No obstante, recuerda que los bebés pueden tener semanas con un crecimiento muy rápido, y otras con un crecimiento más lento, por lo que tu profesional sanitario se fijará en el bienestar general del bebé y en su crecimiento continuo 7,8

Si estás preocupada, o si tu bebé muestra signos de deshidratación, como orina de un color oscuro, ausencia de heces durante más de 24 horas, una fontanela hundida (el punto blando situado en la cabeza), ictericia, apatía, debilidad o ausencia de apetito (es decir, pasarse de cuatro a seis horas sin una toma), acude rápidamente a un centro médico 7.

¿Qué es la lactancia agrupada?

Cuando un bebé quiere tomar el pecho con mucha frecuencia durante un periodo de varias horas, se produce lo que se conoce como lactancia agrupada 6. A menudo, se suele dar por la tarde-noche, entre las 18:00 y las 22:00, que coincide con el periodo de tiempo en el que muchos bebés se muestran agitados y quieren que los tengan en brazos. Las madres suelen señalar que esta situación se produce entre la segunda y la novena semana tras el parto. Se trata de un comportamiento muy habitual en bebés que durante el resto del día se muestran muy tranquilos, que se alimentan y ganan peso de forma correcta, y que en general están sanos 9.

Puede que tu bebé siga este patrón de lactancia agrupada porque tiene un pico de crecimiento y necesita sentirse seguro, tranquilo y querido. Tal vez tenga problemas para relajarse debido a toda la estimulación que recibe su cerebro en fase de crecimiento, o simplemente puede que se sienta agobiado 9. Los bebés que se sienten agotados pueden tener problemas a la hora de calmarse y necesitan a alguien que les ayude. ¿Y qué mejor forma de calmarse que tomando el pecho, que no solo es una fuente de alimento, sino también una forma de aliviar el dolor y de recibir la «hormona de la felicidad» 10?

«Nadie me explicó qué era eso de la lactancia agrupada y me pasé 10 días pensando que mi suministro de leche no satisfacía las necesidades de mi bebé», recuerda Camilla, un hijo, Australia. «Fueron momentos confusos. Me dijeron que tenía que extraer leche y complementar así su alimentación, hasta que llamé a la Asociación Australiana de Lactancia. Allí me explicaron lo que estaba sucediendo y que no se trataba de un problema de suministro».

Recuerda que se trata de una fase temporal. Intenta prepararte la cena en algún momento del día en el que tu bebé esté durmiendo bien, así solo tendrás que recalentarla y cenar rápidamente durante el periodo de lactancia agrupada. Si tienes a alguien que te pueda ayudar, pide que lo tengan en brazos y lo acunen para poder descansar. Si no tienes ayuda y crees que esto es demasiado duro y que no vas a aguantarlo, coloca al bebé de forma segura en su cuna y relájate durante unos minutos antes de volver a cogerlo.

Consigue que tu pareja, familiares y amigos colaboren con las tareas domésticas, las comidas y los niños mayores. Si tienes los recursos necesarios, puedes optar por pagar a otra persona para que te ayude en casa. Intenta descansar todo lo que puedas, comer bien y mantenerte hidratada.

«Mi hija dormía mucho durante el día y después tomaba el pecho casi de forma continua desde las 23:00 hasta las 05:00, lo que resultaba agotador», afirma Janelle, una hija, EE. UU. «Mi marido intentaba ayudarme siempre que podía: hacía la limpieza, la comida, la colada, cambiaba pañales, me dejaba dormir todo el tiempo posible y siempre intentaba tranquilizarme diciéndome que lo hacíamos lo mejor que podíamos».

Si te preocupa la intensidad de la lactancia, vale la pena que busques ayuda. «Debes acudir a un especialista o consultora de lactancia para saber si existe algún problema subyacente», explica Cathy. «No caigas en la trampa de complementar su alimentación con leche de fórmula (a menos que te lo recomiende un profesional sanitario) hasta que descubras cuál es la causa del problema. Puede ser que no produzcas suficiente leche, pero también puede ser que tu bebé no sea capaz de acceder a la leche de forma eficaz».

¿Cuándo se hará más fácil la lactancia?

Esta primera etapa es corta y especial, y aunque a veces puede parecer eterna, te aseguramos que todo será más fácil después. Al finalizar el primer mes, ya se habrá establecido tu suministro de leche materna y tu bebé debería ser más fuerte y eficaz a la hora de alimentarse 2,3. Lo más probable es que cualquier problema con el agarre de tu bebé ya se haya solucionado, y tu cuerpo será más eficiente a la hora de producir leche, por lo que deberían remitir tanto los dolores como las pérdidas de leche.

«Las primeras cuatro o seis semanas son las más duras, pero luego todo empieza a ser más fácil», afirma Cathy. «Y cuanto llegues a los tres meses, la lactancia será una tarea realmente sencilla, mucho más que limpiar y preparar un biberón. ¡Solo tienes que aguantar un poco!»

Y cuanto más tiempo sigas dando el pecho, más disfrutarás de todos sus beneficios: desde el ahorro de dinero en leche de fórmula y un mejor sueño por la noche 11-13, hasta la mejora del sistema inmunitario de tu bebé 14 y, en tu caso, una mayor protección para determinados tipos de cáncer 15.

«Cuando creas que ya no puedes más, piensa en ello toma a toma y día a día», recomienda Hannah, un hijo, Reino Unido. «Yo estaba convencida de que no aguantaría hasta la octava semana. Pero ya llevo 17 semanas y casi diría que me parece fácil».

Obtén información acerca de la siguiente etapa en tu viaje de la lactancia en La lactancia después del primer mes: qué esperar

Bibliografía

1 Naveed M et al. An autopsy study of relationship between perinatal stomach capacity and birth weight. Indian J Gastroenterol.1992;11(4):156-158.

2 Neville MC et al. Studies in human lactation: milk volumes in lactating women during the onset of lactation and full lactation. Am J Clinl Nutr. 1988;48(6):1375-1386.

3 Kent JC et al. Principles for maintaining or increasing breast milk production. J Obstet, Gynecol, & Neonatal Nurs. 2012;41(1):114-121.

4 Australian Breastfeeding Association [Internet]. Feeding cues; 2017 Sep [cited 2018 Feb].

5 Kent JC et al. Response of breasts to different stimulation patterns of an electric breast pump. J Human Lact. 2003;19(2):179-186.

6) Kent JC et al. Volume and frequency of breastfeedings and fat content of breast milk throughout the day. Pediatrics. 2006;117(3):e387-395.

7 Lawrence RA, Lawrence RM. Breastfeeding: A guide for the medical profession. 7th ed. Maryland Heights MO, USA: Elsevier Mosby; 2010. 1128 p.

8 World Health Organisation. [Internet]. Child growth standards; 2018 [cited 2018 Feb]

9 Australian Breastfeeding Association. [Internet]. Cluster feeding and fussing babies; Dec 2017 [cited 2018 Feb]

10 Moberg KU, Prime DK. Oxytocin effects in mothers and infants during breastfeeding. Infant. 2013;9(6):201-206.

11 U.S. Department of Health & Human Services [Internet]. Surgeon General Breastfeeding factsheet; 2011 Jan 20 [cited 2017 Feb]

12 Kendall-Tackett K et al. The effect of feeding method on sleep duration, maternal well-being, and postpartum depression. Clinical Lactation. 2011;1;2(2):22-26.

13 Brown A, Harries V. Infant sleep and night feeding patterns during later infancy: Association with breastfeeding frequency, daytime complementary food intake, and infant weight. Breast Med. 2015;10(5):246-252.

14 Hassiotou F et al. Maternal and infant infections stimulate a rapid leukocyte response in breastmilk. Clin Transl immunology. 2013;2(4).

15 Li DP et al. Breastfeeding and ovarian cancer risk: a systematic review and meta-analysis of 40 epidemiological studies. Asian Pac J Cancer Prev. 2014;15(12):4829-4837.