La lactancia tras el primer mes: qué esperar

¿Sabes en qué momento se establece tu suministro de leche materna? ¿O cómo cambian la frecuencia y duración de las tomas de tu bebé a medida que va creciendo y es más activo? Descúbrelo en nuestra guía sobre la lactancia tras el primer mes.

Breastfeeding support after one month

¡Enhorabuena! Has conseguido pasar el primer mes de locura de la lactancia. Tu leche materna ya es totalmente madura 1, tu suministro empieza a establecerse y tus pechos ya no sufren tantas pérdidas, o puede que ninguna. No te preocupes, no estás perdiendo tu suministro: simplemente, tus pechos son más eficientes a la hora de crear y almacenar la leche 2. A las seis semanas, empezarás a ver las primeras sonrisas con encías de tu bebé, y a los dos meses ya le habrás dado entre 500 y 600 tomas. Con suerte, todos los problemas de agarre se habrán resuelto y será el momento de mantener la lactancia y disfrutar de su comodidad y de los beneficios que aporta a la salud.

¿Cuándo empieza a ralentizarse la frecuencia de las tomas?

El intervalo de frecuencia de una lactancia «normal» para los bebés de uno a seis meses es amplio: algunos solo se alimentarán cuatro veces cada 24 horas, mientras que otros alcanzarán las 13 tomas al día 3.

«Más o menos después del primer mes, tu bebé empezará a tomar mayores cantidades de leche en cada toma y puede que el intervalo de tiempo entre tomas aumente», explica la reputada consultora de lactancia Cathy Garbin. «Su estómago está creciendo y puede aceptar tomas de mayor tamaño. Además, la leche madura le mantiene lleno durante más tiempo».

Las tomas pueden durar entre 12 minutos y cerca de una hora. ¡Hay mucha variabilidad entre bebés 3! Pero si tu bebé gana peso y mantiene un patrón de tomas más o menos similar a estos intervalos, no tienes por qué preocuparte.

Sin embargo, lo realmente sorprendente es que no importa cuántas veces des el pecho a tu bebé, ya que consumirá prácticamente la misma cantidad de leche al día con un mes o con seis, cuando empieces a introducir los alimentos sólidos 4.

«Dicho esto, seguro que hay días en los que querrá más o menos leche, especialmente si no se siente bien, y lo que debes hacer entonces es dejarle hacer», señala Cathy.

¿Mi bebé solo necesita leche materna durante los primeros seis meses?

Sí. La leche materna proporciona a tu bebé todo lo que necesita durante sus primeros seis meses de vida. Si se alimenta al pecho exclusivamente, ¡ni siquiera necesitará agua 5! De hecho, su aparato gastrointestinal no estará preparado para asimilar los alimentos sólidos hasta que tenga aproximadamente seis meses, y no podrá beber leche de vaca hasta que tenga un año.

En esta etapa, la lactancia también prepara a tu bebé para sus próximos retos. Le permite ejercitar los músculos de la boca y le ayuda a desarrollar la mandíbula y alinear los dientes 6,7, lo que será importante para comer y hablar. Y dado que el sabor de tu leche materna se ve influido por lo que comes o bebes, eso significa que tu bebé puede experimentar nuevos sabores antes incluso de iniciar la ingesta de alimentos sólidos 8.

Y no solo eso. Si se pone enfermo, tu cuerpo producirá anticuerpos que llegarán a tu leche materna y le ayudarán a luchar contra la infección 9. Esto significa que seguirá protegiéndole mientras crece y se va haciendo más activo durante los siguientes meses.

Una vez que coges el ritmo, mantener la lactancia resulta extraordinariamente sencillo, como descubrió Claudia, dos hijos, Reino Unido: «No tener que esterilizar un sinfín de biberones, preparar la leche de fórmula, llevarla a todas partes y luego calentarla hace que dar el pecho sea la opción sencilla, especialmente cuando mis bebés fueron un poco más mayores y salíamos más de casa».

¿En qué momento mi bebé lactante dormirá toda la noche?

Es normal que los bebés se despierten durante la noche. La mayoría de los bebés de entre uno y seis meses consumen una quinta parte de su ingesta de leche materna por la noche, por lo que estas tomas son importantes para garantizar su suministro calórico 3.

«En realidad, depende de a qué te refieras con dormir toda la noche», señala Cathy. «Si tu bebé se va a dormir a medianoche y se despierta a las 05:00, hay personas que llaman a eso dormir toda la noche, ¡y ciertamente es mucho mejor que despertarse cada dos horas! He conocido a bebés alimentados al pecho que se iban a dormir a las 19:00 y que se despertaban a las 07:00 a partir de las seis semanas, pero muchos otros que se seguían despertando con frecuencia. Cada niño es diferente».

Un estudio realizado con más de 700 bebés en Gales mostró que casi el 80 % se despertaba al menos una vez por la noche entre los 6 y los 12 meses, y que el 25 % se despertaba tres veces o más. No se observó ninguna diferencia en la frecuencia entre los bebés alimentados al pecho y los alimentados con leche de fórmula 10.

Así que, si te vas a despertar de todos modos, al menos la lactancia es una buena opción. Minette, dos hijos, Australia, está de acuerdo: «Por la noche, apenas tienes que despertarte, solo tienes que poner tu cuerpo y el bebé se pondrá en piloto automático. Sin planificación, mediciones ni esterilización. Todo está listo y a la temperatura correcta en tu pecho. Es perfecto para mí».

Mi bebé ha empezado a despertarse con más frecuencia. ¿Tiene hambre?

Aproximadamente a los cuatro meses, los patrones de sueño de tu bebé pueden cambiar, ya que empiezan a generarse los ciclos de sueño profundo y ligero, igual que un adulto. Como resultado, puede que empiece a despertarse con más frecuencia por la noche. «En esta etapa de los cuatro meses, puede que se trate de un problema de sueño y no de alimentación», indica Cathy. «Puede resultar agotador, pero debes intentar adaptarte».

Algunas personas se refieren a esta fase como la «regresión en el sueño de los cuatro meses», pero el término más adecuado sería progresión. Aunque pueda parecer un paso atrás, tu bebé está llegando a una fase importante de su desarrollo. Está aprendiendo rápidamente, haciéndose más consciente del mundo que le rodea, con un mayor nivel de percepción, y tal vez empiece a experimentar ansiedad en los momentos de separación. Llorar cuando se despierta, alimentarse y estar cerca de ti es un modo de buscar tranquilidad 11-13.

No caigas en la tentación de «compensar» con leche de fórmula o introducir alimentos sólidos demasiado pronto en un intento de que tu bebé duerma durante más tiempo. Tu leche materna contiene hormonas que provocan somnolencia y que os ayudarán a los dos a relajaros. Y los estudios demuestran que las madres que dan el pecho duermen más cada noche que las que utilizan leche de fórmula o una alimentación combinada 14.

¿Cómo afectará la dentición a la lactancia?

La dentición a menudo se inicia a partir de los cuatro meses. Puede que tu bebé empiece a estar inquieto y a retirarse del pecho, llorando por la incomodidad y el dolor producido por las encías, lo cual puede resultar frustrante.

No obstante, la lactancia también puede suponerle un alivio. Un estudio demostró que los bebés que toman el pecho durante los periodos de vacunación lloran menos y se recuperan más deprisa del dolor 15, y este efecto calmante también puede ayudar a tu bebé durante el periodo de dentición.

Un efecto secundario indeseado puede ser que tu bebé empiece a usar tu pecho para probar sus nuevos dientes. «De forma ocasional, algunos bebés empezarán a juguetear y a morder alegremente a sus madres. Si esto está a punto de suceder, puede que notes un pequeño cambio en tu bebé durante las tomas: tendrá que retirar la lengua para poder morderte», señala Cathy. «Normalmente, esto no supone un gran problema y puede que solo se produzca en un par de tomas. Solo tienes que detener la toma, decirle delicadamente que no está bien morder, y pronto se dará cuenta».

¿Cómo puedo continuar con la lactancia si estoy alejada de mi bebé?

Habrá ocasiones cuando aún des exclusivamente el pecho durante los primeros seis meses en las que tendrás que dejar a tu bebé durante un par de horas, o incluso más, si tienes que regresar al trabajo o irte durante uno o dos días.

No creas que tienes que dejar la lactancia en ese momento. Puedes seguir aportando a tu pequeño los beneficios de la leche materna extrayendo la leche que puede tomar mientras no estés allí, como explica Cathy:

«Extrae leche durante un par de días antes de que tengas que irte. Hazlo en pequeñas cantidades, entre 40 y 60 ml cada vez, y así podrás tener una reserva lista que podrá utilizar la persona que se encargue del cuidado de tu bebé. Al extraer pequeñas cantidades, esto no afectará a tu suministro de leche.

«Si vas a volver al trabajo, habla con tu jefe para diseñar un plan. Muchas madres amamantan a sus bebés por la noche y realizan las primeras y últimas tomas. Luego, extraen leche a la hora de la comida para evitar cualquier tipo de molestia y para obtener la leche necesaria para el día siguiente.

«Normalmente, es mucho más sencillo de lo que la gente se cree y ahora muchos lugares de trabajo están preparados para la extracción», añade. «Los extractores de leche son muy eficientes y te permitirán realizar este "juego de malabares" de forma sencilla».

Natalie, un hijo, EE. UU., nos describe su rutina: «Doy el pecho a Dylan en cuanto se despierta y, en ocasiones, vuelvo a hacerlo antes de salir hacia el trabajo para que mi suministro no se detenga y mantener ese contacto. Extraigo leche dos veces en el trabajo para el día siguiente (tiene dos biberones de leche materna en casa mientras estoy en el trabajo) y luego vuelvo corriendo a casa para su toma de la noche. Los fines de semana no extraigo leche y volvemos a la rutina de las tomas normales».

¿Puedo continuar con la lactancia después de introducir alimentos sólidos?

Cuando tu bebé muestre interés por la comida y sea capaz de sentarse sin sujeción, aproximadamente a los seis meses, estará listo para que introduzcas los alimentos sólidos en su dieta. No obstante, esto no tiene que ser el final de la lactancia, como explica Cathy: «Las reservas de hierro del bebé, acumuladas durante el embarazo, se han consumido a los seis meses y necesita empezar a obtener más», señala.

«Introduce alimentos a partir de este momento, pero recuerda que la lactancia seguirá siendo más importante como fuente de calorías y nutrientes hasta que tu bebé haya cumplido los ocho o nueve meses. En ese momento, ya comerá muchos más alimentos, pero puedes seguir amamantándole de cuatro a cinco veces al día, en función de tu bebé. A los 12 meses, puedes darle el pecho entre dos y seis veces al día. Cada bebé es diferente y aún puede obtener la mitad de sus calorías de la leche materna».

Y no olvides que tu leche materna también se puede añadir a los primeros alimentos sólidos del bebé, como los cereales y purés, para que pueda disfrutar de un sabor familiar en sus comidas. Si es posible, utiliza leche recién extraída (no descongelada) y mezcla justo antes de servir. De este modo, los componentes vivos y los nutrientes no se perderán 16.

Puede que notes algo de presión social para detener la lactancia a los seis meses, pero cuanto más tiempo des el pecho o extraigas leche, más beneficios recibiréis ambos.

¿Durante cuánto tiempo puedo seguir dando el pecho?

«La Organización Mundial de la Salud recomienda alimentar a los bebés con leche materna junto con alimentos sólidos hasta que cumplan dos años, o incluso más tiempo, ya que la leche materna tiene un papel fundamental a la hora de reforzar el sistema inmunitario», señala Cathy. «También permite ofrecer un apoyo emocional importante cuando se sienten agobiados o indispuestos».

A los ocho meses, puede que le des a tu bebé cuatro tomas al día, pero al llegar al año, es posible que las tomas se reduzcan a tan solo dos cada día. Puedes encontrar el patrón adecuado para ti y que se ajuste a tu estilo de vida, como hizo Jane, dos hijos, EE. UU. Dio el pecho a sus hijos aproximadamente hasta los dos años: «Les daba el pecho cuando estaba con ellos por las tardes y los fines de semana, cuando querían sentirse cerca de mí», afirma. «Fue una gran ayuda cuando estaban enfermos y mi método preferido para tranquilizarlos».

«Cuando mi hijo creció y empezó a mostrarse más aventurero, a menudo volvía a mí para que le diera el pecho, para descansar y recargar las pilas», recuerda Amy, dos hijos, Canadá. «Cuando no hacía más que darse golpes y hacerse moratones por todas partes, tomar el pecho era un gran alivio para él».

Si das el pecho a tu bebé hasta que alcance la niñez, es posible que algunas personas comenten que nunca va a querer parar. Pero, como ya tienen libertad para elegir, son los propios niños los que a menudo se destetan entre los dos y los cuatro años 17.

«Nunca planeé dar el pecho durante tanto tiempo, pero sigo amamantando a mis hijos de cuatro años y de 22 meses», afirma Susannah, dos hijos, Reino Unido. «Alimento al más pequeño antes y después del trabajo, y extraigo leche cuando tengo un viaje de trabajo. Mi hija mayor toma el pecho para tranquilizarse antes de ir a dormir o cuando está triste. Es una forma fantástica de volver a conectar. Cuando estoy agotada o sensible, me centro en los enormes beneficios para la salud y en el confort que les estoy dando. Mi plan es que sean ellos los que inicien el destete y que paren cuando estén listos».

Obtén más información acerca de lo que puedes esperar, así como una gran cantidad de apoyo y consejos, en Los problemas relacionados con la lactancia tras el primer mes

Bibliografía

1 Ballard O, Morrow AL. Human milk composition: nutrients and bioactive factors. Pediatr Clin North Am. 2013;60(1):49-74.

2 Kent JC et al. Principles for maintaining or increasing breast milk production. J Obstet, Gynecol, & Neonatal Nurs. 2012;41(1):114-21.

3 Kent JC et al. Volume and frequency of breastfeedings and fat content of breast milk throughout the day. Pediatrics. 2006;117(3):e387-395.

4 Kent JC et al. Longitudinal changes in breastfeeding patterns from 1 to 6 months of lactation. Breast Med. 2013;8(4):401-407.

5 Almroth S, Bidinger PD. No need for water supplementation for exclusively breast-fed infants under hot and arid conditions. Trans R Soc Trop Med Hyg. 1990;84(4):602-604.

6 Victora CG et al. Breastfeeding in the 21st century: epidemiology, mechanisms, and lifelong effect. Lancet. 2016;387(10017):475-490.

7 Peres KG et al. Effect of breastfeeding on malocclusions: a systematic review and meta‐analysis. Acta Paediatr. 2015;104(S467):54-61.

8 Mennella JA, Beauchamp GK. Maternal diet alters the sensory qualities of human milk and the nursling's behavior. Pediatrics. 1991;88(4):737-744.

9 Hassiotou F et al. Maternal and infant infections stimulate a rapid leukocyte response in breastmilk. Clin Transl immunology. 2013;2(4).

10 Brown A, Harries V. Infant sleep and night feeding patterns during later infancy: Association with breastfeeding frequency, daytime complementary food intake, and infant weight. Breast Med. 2015;10(5):246-252.

11 Infant sleep information source. [Internet]. Normal Infant Sleep Development; December 2017 [cited 2018 Feb]

12 Baby sleep science. [Internet]. The-Four-Month-Sleep-Regression-What-is-it-and-What-can-be-Done-About-it. March 2014 [cited 2018 Feb] 

13 The Myth Of Baby Sleep Regressions – What’s Really Happening To Your Baby’s Sleep? [Internet]. Pinky Mckay; December 2017 [cited 2018 Feb]

14 Kendall-Tackett K et al. The effect of feeding method on sleep duration, maternal well-being, and postpartum depression. Clinical Lactation. 2011;2(2):22-26.

15) Harrison D et al. Breastfeeding for procedural pain in infants beyond the neonatal period. Cochrane Database Syst Rev. 2014;10.

16 Czank C et al. Retention of the immunological proteins of pasteurized human milk in relation to pasteurizer design and practice. Pediatr Res. 2009;66(4):374.

17 Weaning from the breast. (2004). Paediatr Child Health, 9(4):249–253.